11 escenas sexuales que fueron más incómodas de lo necesario

¿Sexo en pantalla? A favor. ¿Sexo raro en pantalla? Mmmmm, depende. Y es que la delgada línea que divide lo erótico de lo bizarro es muy fina y no son pocas las escenas que la han sobrepasado. Algunas de mucho.

Y es que, las cosas como son, en el mundo del cine y la televisión, hay pocas cosas que no se hayan hecho, en lo que a sexo se refiere. Sí, lo más raro que se pueda pasar por la cabeza a alguien, está filmado e inmortalizado. Por suerte, muchas de estas cintas, no están al alcance de cualquiera. Algo que, por desgracia, no pasa con estas escenas en las que, por unas cosas o por otras, la cosa se volvió algo incómoda. 

Anna Paquin y Joe Manganiello (True Blood)

Que Anna Paquin (Sookie Stackhouse) se acostara con todo protagonista masculino que pasara por la serie, no era nada nuevo. Es más, que lo hiciera con un señor hombre lobo como Joe Manganiello (Alcide Herveaux), era casi de obligado cumplimiento. Pero claro, la casualidad quiso que Sookie y Alcide fueran a tener su escena de cama... ¡en el capítulo que dirigió Stephen Moyer (Bill Compton)

Y no lo decimos porque Sookie y Bill tuvieran una historia de amor interrumpida en la serie, sino porque están casados en la realidad. Lo peor de todo es que Stpehen Moyer, en una entrevista, comentó que les corregía las posturas con consejos como Ey, Joe, pon tu mano sobre el pecho de Anna. Bien. Y tú, cariño, disfrútalo. A por ello. Así da gusto dar el sí, quiero. De hecho, bien podrían aparecer en nuestro ranking de escenas de sexo más destacadas de 2015

Ryan Reynolds y Olivia Wilde (El Cambiazo)

En las escenas de sexo, es habitual que la chica se ponga unos pantys, para mantener su zona íntima protegida. Y así lo hizo Olivia Wilde (Sabrina), en su escena de cama con Ryan Reynolds (Mitch) en El CambiazoCon lo que nadie contaba era con que la preciosa actriz, dibujara adorables caritas sonrientes sobre su zona prohibida. Ryan confesó que olvidé cada palabra del guión y cada película que he hechoUna súper estrella que va en Metro, es capaz de esto y mucho más

via GIPHY

Jason Biggs (American Pie)

Lo cierto es que American Pie nos dejó muchos momentos subidos de tono en todas sus entregas, pero hubo dos que quedaron para la posteridad. El primero, Alyson Hannigan (Michelle) y su clarinete. La segunda, y más mítica, Jason Biggs (Jim) y la famosa escena de la tarta de manzana. Legendario. Han pasado 17 años, y Jason Biggs siempre tendrá el estigma de esa escena. Es lo que hay. Al menos situó a American Pie a la altura de las mejores comedias ever

Emilia Clarke y Jason Momoa (Juego de Tronos)

El primer encuentro íntimo entre Emilia Clarke (Daenerys) y Khal Drogo (Jason Momoa) fue épico tanto dentro como fuera de la pantalla. Y es que Momoa usó el habitual calcetín de los actores, para taparse sus partes. El problema es que era rosa y claro, el tamaño del asunto asustó a la dulce Emilia ClarkeEra grande, era rosa y no sabía que hacer con elloEmilia, haberlo dicho, que había millones de candidatas para suplirte. Estamos hablando de uno de los guapos entre guapos de la serie

via GIPHY

Robert Pattinson y Julianne Moore (Mapa de las Estrellas)

Que Robert Pattinson ha sudado hasta llegar a ser una estrella, es un hecho. Que se lo digan a Julianne Moore, con quien compartía escena de sexo en la parte de atrás de un coche, en Mapa de las EstrellasDurante el rodaje, el que fuera Edward Cullen, no paraba de sudar. Sudaba como una persona loca. Y durante el rodaje, intentaba coger las gotas de sudor para que no cayeran en su espalda. Fue muy embarazoso. Al menos no os escurristeis. Algo es algo. 

Christopher Mintz (Supersalidos)

Si alguien pensaba que llamarse McLovin o que dos policías le cortaran el rollo, era lo peor que le iba a pasar a Christopher Mintz en Supersalidosestaba equivocado. Como el actor era menor (17 años), su madre obligaba a la productora a firmar que ella estaría presente en todo el rodaje. Todo. Y claro, eso incluía las escenas de sexo. Traumas infantiles, os presentamos a un nuevo amigo.

via GIPHY

Lizzy Caplan y Ryan Kwanten (True Blood)

Puede que Lizzy Caplan parezca toda una experta en artes amatorias televisivas, tras pasar por True Blood y Masters of Sex, dos de las series más subidas de tono de este siglo. Pero, como en todo, siempre hay una primera vez y ésta fue con Ryan Kwanten (Jason Stackhouse) en True Blood. Y claro, Lizzy Caplan estaba tan nervioso que decidió... ¡emborracharse!

via GIPHY

Eran las 7:00 horas y estaba bebiendo vodka, completamente desnuda, mientras un maquillador estaba de rodillas, dando color a mi culoLa cosa prometía. Y, como era de esperar, no defraudó. Tras rodar la escena a la perfección, Lizzy Caplan se vino arriba (vodka facts) y empezó a señalar a los miembros del equipo que habían puesto 'la tienda de campaña'. Lizzy, te queremos. 

Lizzy Caplan y Michael Sheen (Masters of Sex)

Parece que la Caplan es un imán para este tipo de situaciones. En Masters of Sexy a pesar de su experiencia y de que Michael Sheen era muy amigo suyo, estaba muy asustada. A pesar de ello, cuando vio que Michael Sheen también estaba asustado, se calmó. ¿Cómo supo que su compañero estaba nervioso? Porque le temblaban las manos

via GIPHY

Efectivamente, las manos le temblaban. Mucho. Pero consiguieron rodar la escena sin problemas. Eso sí, al minuto de cortar, el actor se fue a una de las papeleras de atrezzo y vomitó. ¿Los nervios? Para nada. Michael Sheen había comido algo en mal estado y tenía el estómago dado la vuelta. 

Gucci Mane (Spring Breakers)

Puede que el nombre no sea muy conocido, pero la película es una de las más excitantes de los últimos años. A saber: Selena Gómez, Ashley Benson, Vanessa Hudgens, Rachel Corine y James Franco. Casi nada. Bien, pues el rapero/actor Gucci Mane, que en la película era el rival de Franco en el tráfico de drogas, debía hacer una escena de sexo épica. 

via GIPHY

Y sí, la hizo, pero en lo negativo... ¡se quedó dormido! Se justificó diciendo que era porque estaba cansado por la gira. La realidad era que el día anterior fumó tanta marihuana que no se tenía en pie. Gucci, amigo, oportunidades como ésta, aunque sean en ficción, no se repiten. Nunca te lo perdonarás. 

Anne Hathaway y Jake Gyllenhaal (Amor y otras drogas)

Hay una escena mítica en la que Anne Hathaway llega con una gabardina, se la quita, y no lleva nada debajo. Completamente desnuda. Y claro, así lo hizo durante el rodaje. ¿El problema? No estaban rodando y Anne regaló un integral a un montón de gente que andaba por el plató en ese momento. Generosa eres, Anne. 

Margot Robbie y Leonardo DiCaprio (El lobo de Wall Street)

Leonardo DiCaprio es un grande de Hollywood y, como tal, impone a todas las actrices con las que comparte escena de cama. O de moqueta, como en El lobo de Wall Street. Eso sí, con lo que no contaba el eterno nominado a Oscar era con que la preciosa debutante le increpara por quitarle luz durante la escena. Sí, Margot Robbie dominó, por momentos, al lobo más peligroso de la noche de Hollywood. Será una Harley Quinn excelente.

via GIPHY

Fotos y vídeo: Redes Sociales y Youtube

Ver resumen Ocultar resumen

La oferta de series se multiplicará el próximo mes de septiembre de 2019 con la llegada a nuestras pantallas de las mejores nuevas series que conseguirán que sobrellevemos el final del verano de la mejor manera posible. 

He aquí un buen puñado de estrenos imprescindibles:

Ver resumen Ocultar resumen

Los nominados a los Emmy 2020 ya tienen nombres y apellidos. Y sí, Juego de tronos ha hecho historia. 32 nominaciones para la exitosa ficción de HBO (hasta diez de sus actores optan a una estatuilla dorada) superando, con creces, el número de nominaciones obtenida por Policías en Nueva York que, hasta la fecha, tenía el récord de candidaturas a los Emmy (26 concretamente).

Ver resumen Ocultar resumen

La serie se estrenó en 2017 y ahora es cuando Netflix ha tomado la decisión de eliminar las imágenes explícitas del modo en que uno de los personajes de Por trece rezones se suicida. Dos años después la presión ha hecho efecto en la plataforma de streaming. Hubo numerosas quejas de asociaciones de padres estadounidenses y se acusó a Por trece razones de incitar al suicidio.

Páginas