10 razones para no ver Madres Forzosas, pero que te harán verla

Nos hemos atrevido a ver algo más que el piloto de Madres Forzosas (el spin off de una serie legendaria de los 90), quizás imbuidos por un ataque de nostalgia galopante. 

Tal vez, la morriña sea la principal razón para ver algún capítulo de la nueva serie de Netflix. El gigante de streaming siempre ha sido un referente en cuanto a innovación de contenidos, pero con esta ficción no ha seguido esa senda, ni parece pretenderlo en ningún momento.

Viendo la primera temporada pareciera que seguimos en el año 1989, más allá de que hay móviles y Stephanie se ha hecho DJ. Si no, pensaríamos que hemos viajado más de 20 años atrás. Pero pese a que se le pueda acusar (y con razón) de vivir apegada al pasado, hay razones que nos llevan a verla. Y lo más curioso es que, si lo pensamos, serían razones para no verla. 

La intro 

Sí, en el piloto arracan con la mítica introducción. Esa que nos lleva a pasear por las calles de San Francisco y acabamos llegando a la mítica casa blanca con la puerta roja. 

La intro sigue ahí, y pasado el piloto se mantiene en parte. No es la misma versión, pero los recuerdos del pasado son constantes. Hasta hay fotos de los actores en aquel momento. ¿No había posiblidad de hacer una intro propia? Es poco original, cierto, pero también un alegato a la añoranza que funciona. 

Los guiños a las gemelas Olsen

John Stamos (tío Jesse) además de tener un pacto con el diablo -viendo cómo se conserva-  desveló recientemente que se negoció con Mary Kate y Ahsley Olsen sobre su incorporación a la serie. No fue posible, y, en parte, los guionistas han visto un filón ahí. 

También es cierto que hay que justificar la ausencia de Michelle, la menor de las tres hermanas Tanner. De hecho, el momento más divertido ocurre cuando todo el elenco se gira a cámara y pone cara de poker, al saber que Michelle no puede volver a San Francisco, porque está ocupada construyendo su imperio de la moda en Nueva York. Eso sí, insistir en ello no parece la mejor opción si quieres innovar. 

D.J. repite la vida de su padre

A ver, partamos de la base de que es muy mala suerte que tu madre fallezca siendo tú una niña, y que tu padre se tenga que hacer cargo solo de tu educación y de la de tus dos hermanas. Una, un bebé de meses.

Pero que cuando eres adulta te cases; formes una familia y tu marido fallezca, dejándote con tres hijos es aún más duro. Uno es un bebé de meses, también. ¿Lo mejor? Que en ambos casos llegan un par de amigos para ayudarte en la crianza de los niños y todo comienza a ir sobre ruedas. ¿En serio no había una opción mejor para arrancar el spin off que la de que D.J (Candance Cameron) le copiara la vida a su padre? Eso sí, al final viendo la serie encaja. 

Kimmy Gibbler sigue siendo igual

La mejor amiga de D.J. hacía bueno por momentos a Steve Urkel. Hasta él podía parecer alguien más normal con el que compartir amistad. Tal vez, sólo fuera una cosa del pasado; cosas propias de la edad del pavo. Pues no, viendo los nuevos capítulos todo sigue igual. 

De hecho, ella parece instalada en los 15 años, y si no fuera porque tiene una hija (Ramona) pensaríamos que tiene justo esa edad. Eso o que ha experimentado mucho con las drogas, en todo este tiempo. Lo peor, para quien quiera resistirse caer en los brazos de este spin off, es que a veces hace reír. Terrible o maravilloso

Stephanie es ahora una Dj y se ha dado al desenfreno

Hay momentos innecesarios como el escotazo de Stephanie que rompe el recuerdo tierno e infantil que se tenía de ella. Probablemente el objetivo fuera que supierámos que ya es una adulta. Pero, lo teníamos asumido sabiendo que es Dj en Ibiza. Algo que ya habíamos visto en el tráiler.

Ese escotazo nos hacer sentirnos mayores, de repente. Al menos cuando vuelve a decir su ¡Qué grosero! (ahora con la ese bien pronunciada) sufrimos de otro ataque de nostalgia. Y cualquier fan de Padres Forzosos cae rendido.

Los 90 siguen ahí

Haber sido una de las series que marcó a una generación -que eran niños en la década de los 90-  puede haber sido razón suficiente para hacer un homenaje constante a esa década. Pero más de 20 años después, en las sitcom hemos visto otro tipo de chistes que encajan mejor en una ficción así.

¡Si hasta les vemos bailar al ritmo de New kids on the block! ¿En serio? Sí, y de nuevo vuelve a funcionar. Si mirar al pasado te puede, te podrá Madres forzosas.

Los 'special guest'

Lo que en Padres Forzosos eran adultos, también se dejan ver en la nueva serie de Netlifx. No son ellos los que llevan el peso de la trama. Y salvo el piloto, no suelen aparecer todos a la vez. Sobra un poco ese 'woooooooohhh' enlatado, cada vez que uno de ellos entra a escena. Además, su aparición va acompañada de una sonrisa del actor en cuestión, mirando a cámara. 

Tampoco es que se justifique mucho cada vez que se ve a Jesse, Danny, Joey o Rebbeca. Y ni falta que hace, dirá un fan entregado para la causa. El 'nostalgiómetro' se dispara con ellos.

Los abrazos

Esta familia solucionaba todo en los 90 con un abrazo final ¿Y crees que algo ha cambiado? Por supuesto, ahora son tres niños los que hacen las trastadas y no tres niñas. Bueno, aunque Ramona (la hija de Kimmy) se une a ello.

Esos abrazos eran esencia de la serie original ,y tampoco es que hayan querido cambiarlo con la llegada del spin off. 

Danny y Rebbeca siguen siendo pareja televisiva

Todo el mundo recuerda que Danny y Rebbeca estaban al frente de 'Despierta San Francisco': un morning show televisivo en una televisión local de la ciudad californiana.

Lo incréible es que han hecho un programa diario durante más de 25 años y siguen en la brecha. De hecho, hasta se llevan bien. Aunque lo mejor viene al saber que ahora una tele nacional les quiere. ¿Se han dado cuenta, 25 años después, que saben hacer un buen programa? 

Steve vuelve a por D.J

Fue una de esas parejas adorable de la televisión de los 90. Algo así como Topanga y Corey Matthews en Yo y el mundo (Topanga anda ahora así). Steve tenía loquita a D.J, pero pasaron los años y ella conoció a otro hombre, del que se enamoró y con el que tuvo tres niños

Ahora está muerto; y a la vida de D.J. vuelve Steve. Que sigue comiendo mucho, que tiene a Dakota Junior jr. como mascota y que ha perdido mucho pelo. ¿Era necesario tirar de ese amor de juventud? Las citas que vemos parecieran las de dos quinceañeros. 

Así que viendo estas razones, sólo cabe decir que el spin off no aporta nada nuevo, que Padres Forzosos ya era una historia agotada  y que este remake sólo es una sucesión de bromas y chistes  usados y un tanto caducos. Pero...  '!Ay, la nostalgia!

Fotos: Redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

La plataforma Disney+ será la encargada de lanzar la nueva y esperada producción de Marvel TV Studios, una serie sobre el cómic de She-Hulk, una superheroína totalmente atípica al mundo Marvel que estamos acostumbrados en los últimos años y que apareció por primera vez en 1980.

Ver resumen Ocultar resumen

¿O tal vez usted ha olvidado aquella maravillosa comedia con alce en su cabecera? ¿Que ni siquiera la vio? Pues era una serie sobre un médico neoyorquino que acababa destinado en Cicely, una pequeña población de Alaska repleta de personajes peculiares. Porque, según descubrimos en esta ficción televisiva, Alaska es un lugar raro de Estados Unidos (al norte del norte) donde mucha gente escapa para comenzar de nuevo o practicar sus excentricidades mirando a los alces y sin que nadie les moleste.

Ver resumen Ocultar resumen

Que Cuba sigue siendo material inflamable en lo político resulta evidente viendo las reacciones al estrreno en Netflix de La red avispa, una película que relata la peripecia de un grupo de espías procedentes de la irreductible isla caribeña (patria de Martí) infiltrados en los ambientes anticastristas de Miami. Se basa en un hecho real ocurrido en los años 90.

Páginas