10 películas de superhéroes que nunca debieron rodarse

Tras películas épicas, zombies y vampiros, ahora Hollywood ha volcado todos sus esfuerzos en el género fantástico de inspiración cómic. Sí, amigos, Marvel y DC son los nuevos manás de la Meca del Cine y los superhéroes los profetas del séptimo arte y la televisión. No hay más que echar un ojo a la cartelera de 2016, para ver lo que está por llegar o ya ha llegado

Vengadores, extraterrestres, dioses nórdicos, hombres ciegos, mujeres hipermusculadas o tipos muy pero que muy rápidos, arrasan en taquillas y audiencias, batiendo todo tipo de récords. El motivo no es otro que el salto de calidad que han dado las producciones del género, con inversiones millonarias y proyectos interesantes y atractivos. Y eso, a pesar del pasado de Instituto de algunos de sus protagonistas.

Pero claro, ahora que todo es bonito y de colores, mucha gente se olvida de épocas pretéritas. Aquellas en las que hacer una película de superhéroes, era arriesgar dinero, reputación y alma. Y, casi siempre, perderla. Para muestra, estos 10 botones en forma de películas mierder de superhéroes, que nunca deberían haberse rodado. 

No te pierdas las noticias de entretenimiento y tendencias de Público: síguenos en Facebook - Zeleb

Los 4 Fantásticos (1994)

Baste con decir que el resultado fue tan lamentable, que la productora no se atrevió a estrenarla en cines. Tal cual. Con un presupuesto de un millón de dólares, bastante menos que los 120 con los que contó Josh Trank, su objetivo no era otro que no perder los derechos del cómic, por lo que se rodó deprisa y corriendo. 

El fuego de la Antorcha Humana es un dibujo. El cuerpo de La Cosa es de gomaespuma. Los efectos especiales son dignos de una película de serie B de los 70. Es de esas películas que te dan vergüenza ajena. Tanta, que te acaba gustando. 

The Phantom (1996)

En serio, ¿quién pensó que Billy Zane, con un pijama morado, corriendo por la selva, podría ser cool? Como diría la Reina de Corazones... ¡que le corten la cabeza! Con la cara de pérfido del actor, su papel ideal era el de malo en Titanicdonde bordó la cara de altivo ricachón. 

En The Phantom no da el pego ni cuando lleva la cara tapada. Ojo, junto a él aparecía Catherine Zeta Jones, interpretando a la insulsa Sala. Por suerte para ella, la preciosa actriz aún no era una súper estrella de Hollywood y el pobre Zane se llevó todos los palos. El Fantasmas que camina aún sigue en barbecho tras esta humillación. 

Doctor Extraño (1978)

Generalizar es muy peligroso. Sobre todo, si pensamos que como Superman arrasaba a finales de los 70, cualquier superhéroe lo haría. Error. A pesar de todo, CBS pensó que una serie sobre el Doctor Extraño, arrasaría en la network. Otro error. 

Con Philip DeGuere en la dirección y Peter Hooten como protagonista, el piloto fue un sonado fracaso en todos los sentidos. Cómo sería la cosa, que no se grabó un sólo capítulo más y se emitió como si fuera una TV Movie. Al menos, Benedict Cumberbatch lo tiene fácil para mejorar el asunto. 

The Punisher (1989)

Por aquel entonces, Dolph Lundgren molaba mucho y era uno de los actores de acción más demandados de Hollywood. El problema es que la película que dirigió Mark Goldblatt era de The Punisher, como podía haber sido de The Machinist, o de Superdetective en Hollywood: Operación Yakuza

Tiró de todos los estereotipos de los 80, que no eran pocos, y no aportó el sello Marvel a la historia. Algo que, por suerte, sí ha hecho Netflix, con la presentación de su Punisher, en la figura de John Bernthal, en la segunda temporada de DaredevilComparar no mola, pero cuando lo haces con estos dos Frank Castle, mola menos aún. 

Capitán América (1990)

Si pensamos en Capitán América, de forma inmediata, nos viene a la cabeza un musculado y guapísimo Chris Evans. Pues bien, a principios de los 90, la cara de Steve Rogers era la de Matt Salinger, y las grandes producciones que ahora rodean a todos los proyectos de Marvel en cine, eran películas de bajo presupuesto, con calidad de producción de los años 50. 

Quien se atreva a ver esta película, comprobará como la película va cuesta abajo, porque a los productores se les iba agotando el exiguo presupuesto. Eso sí, con o sin dinero, decir que Cráneo Rojo es un fascita italiano, no tiene perdón. En iMDB le dan un 3,3 sobre 10. Extremadamente generoso. 

Capitán América y Capitán América 2 (1979)

Ambas fueron concebidas como TV Movies, para ser estrenadas en CBS y así fue. Incluso se puede decir que Red Brown, famoso actor de películas de bajo presupuesto, no estaba mal del todo en su papel de Capi. 

Pero claro, desde el momento que decides poner al jefe de Los Vengadores un casco de moto... ¡con dos alas blancas en todo lo alto! sabes que la película va de cabeza al precipicio. Eso sí, salvamos la segunda entrega, por la mera presencia de Christopher Lee como malo de turno. Saruman siempre es un plus, aunque la película sea horrenda. 

Condorman (1981)

Dejando de lado el sencillo juego de palabras con los profilácticos que tiene el nombre, la película es un insulto al cine. Desde su guión, en el que un dibujante de cómics es convertido en un poderoso espía, hasta las interpretaciones, por llamarlas de alguna manera, todo es un desastre. 

Por si fuera poco, el traje del superhéroe puede ser el más feo que se ha visto en la historia del género. Y eso es mucho decir. Ojo, que Disney estaba detrás del proyecto (si Walt Disney cambió los crueles finales de las historias en las que se inspiró, aquí no sólo debió cambiar el final). Ni con ésas. La película fue un fracaso estrepitoso y Condorman, bueno, va camino de 35 años desaparecido, por suerte para todos. 

El motorista fantasma (2007)

¡Qué demonios, cojamos a Nicolas Cage para el papel de Johnny Blaze! En ese momento, el proyecto The Ghost Rider, se fue por el sumidero. Lo que pudo ser una saga prolífica y pionera en el gran salto de Marvel a lo más alto de la taquilla histórica, se quedó a medio camino entre el esperpento y la serie B

Con un Nicolas Cage más extravagante que nunca y una historia menos creíble que una historia de Juan el del lobo, la cinta recibió palos por todos lados. Aún así, hubo segunda parte y entre ambas recaudaron 360 millones de dólares. Es más, a Cage le plantearon una tercera entrega, pero el actor se apiadó de la leyenda del personaje y declinó. 

Batman: The Movie (1966)

Por partes. Los trajes parecían hechos en casa, los efectos especiales eran horribles y los diálogos, susceptibles de cárcel. Eso sí, en su defensa cabe decir que la película fue casi concebida como una parodia de sí misma, consciente de sus limitaciones, pues la idea principal era la serie, y la adaptación a cine, algo secundario. 

Sea como sea, esta película nos dejó, además de unos cromas vergonzosos, dos mitos del mundo superhéroe: Adam West (Batman) y Burt Ward (Robin). Gloriosos. Fue la primera aparición de Batman en pantalla y, aunque fue horrible, la película, 50 años después, es una pieza de culto. De tan mala que es, ha terminado por dar la vuelta. 

Spiderman (1977)

Al igual que Batman, esta cinta, dirigida por E. W. Swackhamer ha pasado del inframundo del cine lamentable a ser una película de culto. Aunque, objetivamente, es un despropósito. Para empezar, porque Spiderman pasa más tiempo sin traje que con él. Casi mejor porque el traje parece un disfraz pedido directamente en Alibaba

Si no fuera suficiente, a la hora de vencer a los malos, lo hace en peleas normales y anodinas... ¿para qué quieres tus poderes o tu telaraña? Bueno, y ya cuando entramos en materia de efectos especiales, efectos sonoros o diálogos, podemos llegar a afirmar, sin lugar a dudas, que Nicholas Hammond encarnó al superhéroe, en este caso Spiderman, más mierder de la historia. Todo un honor, visto lo visto. 

Fotos: FOX, Columbia Pictures y Disney

Ver resumen Ocultar resumen

Lo dicho por Pedro Sánchez en su entrevista con Ferreras en laSexta se ha convertido en uno de los temas centrales de la jornada. Muchos son los comentarios a favor y en contra de las declaraciones del líder socialista entre los que destaca uno (vía Twitter): el de Miguel Lago.

Ver resumen Ocultar resumen

Luis Tosar, Pilar Castro, Ernesto Alterio, Quim Gutiérrez, Belén Cuesta y Macarena García

Ver resumen Ocultar resumen

Porque hay vida más allá de Juego de Tronos, Kit Harington (el inolvidable Jon Nieve de la mítica serie de HBO) ya tiene nuevo proyecto entre manos. Se trata de una de las películas más esperadas de la temporada, Los Eternos, película que llegará de manos de Marvel y que, en 2020, se perfila como una de las bazas seguras de la compañía para reventar la taquilla.

Páginas