10 curiosidades que desconocías sobre Cinderella Man

Cinderella Man: El Hombre que no se dejó tumbar. Lo que a priori parece una película de boxeo, es una auténtica lección de vida. Se trata de una superproducción hollywoodiense que, a pesar de tener una década, sigue estando muy en boga. Está basada en la historia real del boxeador neoyorquino y campeón mundial de los pesos pesados: James J. Braddock. Su ambición y su instinto de superación son un ejemplo a seguir en tiempos de crisis.

Russell Crowe interpreta magistralmente a J. Braddock quien, habiéndose retirado ya del mundo del boxeo, vuelve al cuadrilátero para conseguir dinero rápido y poder así sacar adelante a su familia. Una familia que está sumida en absoluta pobreza en los años posteriores al crack bursátil del 29, en La Gran Depresión.

De esta forma, Braddock, a pesar de que no era un boxeador con talento, le pone mucho coraje y sacrificio y logrará su objetivo. Además, se convertirá en un héroe para los humildes y en toda una estrella. Renée Zellweger, Paul Giamatti, Paddy Considine y Craig Bierko completan el reparto de la cinta que dirige Ron Howard.

El Boxeo como objeto del deseo en el cine

Nos resulta curioso que el boxeo haya sido durante años un tema muy recurrente para el cine. Justo un año antes que Cinderella Man se estrenara, Million Dollar Baby, una película de púgiles, lucha y superación que recuerda mucho al film que aquí nos ocupa.

Rocky, Toro Salvaje, El Campeón, The Hurricane, Alí, Contra las Cuerdas o Homeboy son algunos ejemplos anteriores de este género boxístico. Después de Cinderella Man vendrían: El Último Asalto, The Fighter, Real Steel o Grudge Match, entre otras. Y es que un cuadrilátero da para contar muchas historias.  Pero la película de Ron Howard destacó y consiguió hasta tres nominaciones a los Oscars, ganó 12 premios internacionales y tuvo otras 22 nominaciones. Ahí es nada.

Nominaciones y premios muy merecidos para un film muy fiel a la realidad. De hecho, para grabar las peleas, que tuvieron lugar en el antiguo Madison Square Garden de Nueva York en los años 30, el equipo se desplazó a el Maple Leaf Gardens de Toronto. Este recinto es el único que sigue unos patrones arquitectónicos similares al que existía en las peleas de James J. Braddock.

Fotos: Facebook y Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

En el documental OJ: Made in America (sobre el muy controvertido proceso a O.J. Simpson por el asesinato de su ex esposa -que acabó en sorprendente absolución-) alguien dice: "Todo en EE.UU. tiene que ver con la raza". Los disturbios han vuelto a las calles a raiz de la enésima muerte violenta de un afroamericano a manos de la policía. Trump echa gasolina al fuego.  

Hollywood, desde sus orígenes, ha exhibido el problema racial de EE.UU. en diferentes formas.

Ver resumen Ocultar resumen

Juan Carlos Girauta está de plena actualidad aunque no tanto por sus análisis políticos sino por sus estallidos de ira en los que recurre a expresiones (ejem) malsonantes, heteropatriarcales y cutres en una persona humana que pretende convencer al prójimo o prójima. Hablamos, claro, del celebérrimo tuit de Girauta.

¿Qué tuit?

¿En serio nos lo preguntan?

Vale, vale, lo recuperamos por si no hubieran tenido noticia de tal acontecimiento.

Ver resumen Ocultar resumen

Que Arnold Schwarzenegger y Donald Trump se detestan mutuamente no es algo nuevo. Que Arnie es un tipo decente tampoco. Fue gobernador de California por el Partido Republicano pero durante su mandato demostró amplitud de miras y progresismo de la vieja escuela. Nada que ver con la derecha locoide que representa el actual presidente de Estados Unidos. Nada que ver con la derecha locoide que se extiende a lo largo y ancho del planeta, de Bolsonaro a Salvini pasando por Santiago Abascal (el amigo de los niños en El Hormiguero).

Páginas