10 curiosidades de American Psycho que (tal vez) no sabías

Llegaba el año 2000 y con él, el estreno de uno de esos filmes que catapultan a un actor. En ese caso a Christian Bale, al cual ya habíamos visto siendo un niño en El Imperio del Sol. 

Pero con American Psycho descubrimos a un Bale capaz de interpretar un personaje como Patrick Bateman, un loco obesionado con la perfección física y con aparentar que podía poseer más bienes que nadie. Un físico muy cultivado, que el actor ha modulado en multitud de papeles, jugando con él hasta el extremo en algunas ocasiones

Bale es una de las razones para ver un filme, que ha envejecido bien y que nos ha dejado algunas escenas memorables. ¿Quién no recuerda la persecución de Bateman con motosierra en mano? o la inolvidable cara que pone al ver la tarjeta de Paul Allen.

Pero siempre hay recovecos que hay que escudriñar, en un cinta de este estilo y aspectos que quedan ocultos. Vamos a desvelar 10 cuestiones que sólo los muy fan de Patrick Bateman y del universo de American Psycho saben.

Leonardo DiCaprio pudo ser Patrick Bateman

Eran los años en los que Leonardo DiCaprio era idolo de adolescentes, y Christian Bale -que había firmado en 1997 para ser Patrick Bateman- fue un nombre cuestionado, pues aún no era lo suficientemente conocido como para ser cabeza de cartel. Así que los productores pensaron en el protagonista de The Revenant para el papel principal. 

Si bien Mary Harron se empeñó y se mantuvo el nombre de Bale en la mesa, por la que pasaron también Edward Norton o Ewan McGregor. 

Christian Bale hizo la rutina de Bateman

El actor galés ha demostrado con creces su entrega al oficio. Y para el papel de yuppie acudió al dentista para tener una sonrisa pefecta. Además de ello, se sometió a un durísimo entreno que le dejó un cuerpo de atleta (luego ha cambiado mil y una veces su cuerpo); y para meterse aún más en el personaje hizo la rutina de belleza diaria que hacía Patrick. Cremas, hielo, abdominales...

Tom Cruise y Nicolas Cage le sirvieron de inspiración

Christian Bale se martirizaba, pasó horas y horas estudiando el personaje, tratando de acertar con el punto exacto. Llamaba a la directora y buscaba cómo hacerlo. Pero no encontró la inspiración hasta que vio a Tom Cruise en una entrevista con David Letterman. El actor es muy dado a entregarse en las promos de sus filmes y el galés encontró ahí el referente. Después le sumó la locura de Nicolas Cage en Besos de Vampiro y supo cómo moldear el personaje. 

El montaje y el juego con el personaje de Willem Dafoe

El personaje que interpreta Dafoe es el detective Donald Kimball, el cual lleva a más de un equívoco a los espectadores. Y es que parece vivir en una duda constante sobre si Bateman es o no es culpable. El motivo no es otro que un truco de la directora Mary Harron. Y es que hizo que Dafoe rodara todo de un tirón, pero en tres estilos. En uno sabía perfectamente que Bateman mató a Allen, en el otro estilo no tenía ni idea; y en la tercera forma sabía que lo había matado y lo podía demostrar. Lo intercaló todo y dejó una sensación de locura. 

El baile de Bateman

Sí, todo el mundo que la haya visto sabe que el baile de Patrick Bateman son esos pasos que el ejecutivo se marca, después de haber matado a su íntimo enemigo Paul Allen. El escritor del libro, Bret Esaton Ellis tenía muchas dudas sobre ese bailecito; pero anduvo equivocado pues Bale dejó uno de los momentos meorables del filme, con ello. 

La guionista-actriz

La amiga de Patrick Bateman; Elizabeth que participó en el trío con la prostitua -el cual acaba con Bateman con la motosierra- fue interpretada por Guinevere Turner la coguionista de la película. Un personaje que acrecenta las dudas sopbre el estado mental de Patrick, pues ella parece recoocer más a Paul Allen que a él. Sea como  sea, dejó una gran escena de sexo. 

El guiño a la novela en la escena final

Sobre la resolución de la película se ha discutido mucho. Está todo en la mente de Bateman, en realidad sí era un asesino y mató a todos los que se vio o, tal vez, mató a muchos pero no a todos. Hay muchas teorías y seguro que cada uno que vea el filme, tendrá una interpretación.

Al menos, lo que sí queda claro es que relacionado con la novela está, pues en uno de los famosos diálogos interiores del personaje, se puede leer un cartel en el que se indica 'No hay salida'. Frase con la que se termina el libro, y que podría ser la condena última de Bateman. 

La falta de ortografía en la tarjeta de visita

Existe la duda sobre si fue provocado o no; pero es curioso que en un mundo en el que ellos (los yuppies) se movían obsesionados por la pulcritud y la perfección se colara un error ortográfico. Así se ve en la tarjeta de Paul Allen y en la de los demas. La compañía para la que trabajan es Pierce & Pierce Mergers And Acquisitions, pero en la esquina derecha de la tarjeta falta esa 'C' de la última palabra. 

Bale vio porno con la directora

Christian Bale tenía múltiples escenas de sexo; y él sabía que era uno de los elementos que marcaban la esencia del personaje. Así que sus posturas debían de ser muy peliculeras. Nada de posturas convencionales. Para ello, optó por ver la mayor cantidad de películas porno -y lo hizo con la directora de la película- para así mejorar el personaje. Lo logró 

La conexión con Batman

No deja de ser curioso que Chrsitian Bale fuera Patrick Bateman en la película y años despés fueran Batman en la trilogía de Nolan. Lo curioso no es que el heróe y su apellido parezcan iguales, sino que Jared Leto será Jocker -el archienemigo de Batman- y en este filme fue Paul Allen. Además, Elizabeth se refiere a él como Patrick Batman, una broma que fue casi un presagio. 

Fotos: Redes sociales

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

El cine siempre ha sido un arte que ha intentado ir a la vanguardia, también en el aspecto social; reflejar las costumbres del momento y hacer un retrato del entorno. Pero ocurre, en ocasiones, que actúa a modo de avanzadilla. Un beso siempre ha tenido seguidores en las salas de cine. Son muchos los recordados, pero hubo un periodo en el que los besos de amor sólo eran de un hombre a una mujer, obviando que son otras también las preferencias sexuales.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Miren Ibarguren triunfa cada lunes en su papel de directora del crucero de Anclados. Con mano dura y parche en el ojo y junto a todo su equipo del barco se llevan a la audiencia de calle y es que la serie es la líder absoluta del prime time nacional del primer día de la semana.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Decir Joaquín Reyes es pensar rápidamente en sus particulares imitaciones de famosos. Esas en las que no deja de ser un albaceteño que se mete en la piel de algunos de los mayores famosos del mundo y con toda la carga de ironía y humor inteligente hace una parodia de ellos; que, por lo general, no dista nada de parecerse a la realidad.

Así lo lleva haciendo años desde que se dio a conocer La Hora Chanante, de Paramount Comedy; después llegó Muchachada Nui; y ahora sigue generando carcajadas con sus imitaciones ‘al estilo Reyes’ en El Intermedio.

Páginas