Motivos por los que 'Narcos' (Netflix) mola más sin Pablo Escobar

Narcos llegó a Netflix sin hacer ruido. Casi de puntillas y pidiendo permiso para colarse en un catálogo que, allá por septiembre de 2015, empezaba a despuntar, aunque 'sólo' llegaba a 50 países.

Con un presupuesto de 25 millones de dólares, ni muy elevado como para arriesgar la salud financiera de la empresa, ni muy bajo como para hacer un producto medianamente decente, su estreno coincidió, cosas de la vida, con la llegada de Netflix a España. 

Y resulta que no sólo triunfó, sino que se convirtió en la serie más vista de Netflix, la más rentable y una de las más aplaudidas

pablo-escobar-es-historia-en-todos-los-sentidos

ADEMÁS: Ella es Ysleth Domínguez (y éste su gran secreto)

Sus dos primeras temporadas, canibalizadas por un excelso Wagner Moura en el papel de Pablo Escobar, dejaron un sabor de boca agridulce a los espectadores. Por un lado, se habían enganchado a una historia de forma inesperada pero, por otro, en el últimpo capítulo de la segunda temporada, habían acribillado al protagonista a tiros. ¿Y ahora qué? 

A rey narco muerto... 

Ha habido que esperar un año para conocer la respuesta. Y ha merecido la pena. La tercera temporada ha supuesto un cúmulo de aciertos de tal magnitud, que Narcos se ha reinventado, sin salirse de su hoja de ruta. 

Curiosamente, lo que se presuponía como una temporada más coral, centrada en los cuatro capos del cártel de Cali (Gilberto, Miguel, Pacho y Chepe), ha acabado siendo, de nuevo, un monólogo de un inesperado protagonista que no, tampoco es Javier Peña (Pedro Pascal). No obstante, el actor chileno eleva la categoría de la serie en cada una de sus intervenciones. 

gilberto-rodriguez-apuntaba-a-protagonista-de-la-historia-pero...

ADEMÁS: Las grandes series que pudo emitir Netflix y se le escaparon

Protagonista inesperado

El protagonista al que nos referimos es Jorge Salcedo (Matías Varela). Un personaje que capítulo a capítulo va acaparando relevancia en la trama, hasta hacer que ésta pivote en torno a su personaje. Y lo hace de forma solvente y convincente, aunque no se le entienda la mitad de lo que dice. No hace falta. Su interpretación es tremenda. 

Por otro lado, Narcos también ha dado un salto de calidad y cantidad en lo que a violencia se refiere. A priori, el cártel de Cali era diplomático y elegante. Hasta que la cosa se tuerce. En esta temporada hemos visto decapitaciones, asfixias con bolsas, incluso como taladraban a uno de los capos. 

Sí, al final, los elegantes jefes de Cali se han destapado como unos psicópatas a la altura del peor Pablo Escobar. Y eso, en una serie cuya pátina de realidad es tremenda, siempre es de agradecer. 

jorge-salcedo-es-el-protagonista-inesperado-de-la-temporada

ADEMÁS: Quién conoce a Alejandra de Rojas

Como también agradecemos la cuádruple presencia española en la serie. Cuádruple si se nos permite meter a b Amman (Pacho) en este póquer glorioso. Bueno, y si se acepta el cameo de Tristán Ulloa como presidente Samper. 

Los otros dos actores berracos españoles que aparecen en esta entrega son Miguel Ángel Silvestre (Franklin Jurado) y Javier Cámara (Guillermo Pallomari). Uno, como blanqueador y otro, como contable, tienen papeles más que relevantes en la trama. Ahora, es un metódico y maniático Javier Cámara quien sobresale en cada una de sus intervenciones. 

Secundarios protagonistas

Por mucho que nos gustara (a la vez que le odiábamos) al Limón, los secundarios de esta temporada tienen más peso en la trama. No están tan opacados por la larga, sobre todo en los últimos capítulos, sombra de Pablo Escobar.

En este aspecto es destcable la labor de David (Arturo Castro). El hijo de Miguel Rodríguez no puede tener más cara de pringado y, a pesar de ello, construye un personaje que acaba siendo el auténtico villano de la temporada. Un psicópata vicioso y con aires de grandeza, que hace de la brutalidad y el asesinato, algo normal de su día a día.

javier-camara-es-un-personaje-capital-en-la-trama

El contrapunto a David lo pone un agente Peña, tan contenido en sus expresiones como adicto a su trabajo. Pedro Pascal clava a un personaje insondable, casado con su pistola pero reacio a usarla salvo en caso de extrema gravedad. Parecía complicado que el actor chileno dejara algún día der ser Oberyn Martell (Juego de Tronos), pero ha tardado menos de lo esperado en guardar a ese glorios personaje en el cajón, para dejar paso a un Javi Peña legendario. 

La sexualidad 

Por último, y no por ello menos importante, la sexualidad de Pacho Herrera. Incluir un personaje abiertamente gay, en un mundo de machirulos como es el de los cárteles, es una apuesta arriesgada y ganadora. Alberto Amman, guapazo donde los haya, ofrece al personaje ese plus de sexualidad y sensualidad que necesita. 

Si juntamos todo esto, lo agitamos y lo servimos en 10 episodios de casi una hora, tenemos la mejor temporada hasta el momento de Narcos. Tenemos una cuarta entrega con muchas tramas abiertas. Y tenemos a una serie que llegó casi de puntillas pero que ha sabido abrirse hueco hasta la cima del gigante del streaming. 

pacho-y-chepe-completan-el-poker-de-jefes-del-cartel-de-cali

Ahora, gente como Frank Underwood, Pipper o Eleven tienen que mirar hacia arriba para ver a sus compañeros colombianos de plataforma. Y pensar que con lo que se gastó Baz Luhrmann en una temporada de The Get Down, se podrían haber hecho ocho de Narcos... De todo se aprende, incluso de los proyectos berracos que no funcionaron. Larga vida a Narcos. 

Jesús Redondo

Fotos: Netflix

Ver resumen Ocultar resumen

Por si alguien no lo recuerda, Eleven tiene 12 años en la serie

Ver resumen Ocultar resumen

La segunda temporada de la que se convirtió en una de las series revelación de 2016 llegará a Netflix el próximo viernes 27 de octubre, unos días antes de Halloween, para aterrar a todos sus seguidores, que se cuentan por millones alrededor de todo el mundo. 

Ver resumen Ocultar resumen

La cadena de los obispos recupera una serie mítica pero más vieja que la tos

Páginas