Modas juveniles pretéritas que (tal vez) hoy te avergüencen

Isaac Corrales ha abierto las hostilidades tuiteras tocando un tema que, en muchas ocasiones, es tabú: las modas pasadas

Dicen los expertos y quienes lo vivieron que desde 1998 y 2003, la moda en España fue un auténtico despropósito. Por coger un referente intermedio, tenemos 'Operación Triunfo', donde las camisas arrugadas, las camisetas estampadas, el nylon, la lycra, las flores, los asimétricos y las campanas hicieron estragos en toda una generación. 

La realidad es que antes y después de ese fatídico lustro (hay que reconocer que fue horroroso), también ha habido atentados estilísticos año tras año. 

ADEMÁS: 46 cosas que añoramos de los 90 (o no)

De hecho, el impulsor de la iniciativa, abría las puertas del infierno de la moda con algo que, a quien no lo conocía, ha dado ganas de arrancarse los ojos. A quien lo conocía, de llamar a su psicólogo. Y a quien lo llevó, de llamar al emérito e irse con él una temporada. 

"Los malotes metían calcetines debajo de la lengüeta de las Osiris. Tenía colegas que metían hasta medias de fútbol". 

A partir de aquí, todo lo que la mente más perversa puede imaginar puesto sobre un ser humano

Desde los innombrables pantalones desmontables, cuya moda se prolongó más de lo debido que debía haber sido nada, a los pantalones caidísimos o la inenarrable firma italiana de ropa deportiva Gurú, que tuvo en Fernando Alonso uno de sus cómplices. 

ADEMÁS: Si usaste estos aparatos tecnológicos es que tienes una edad

¿Quién no llevó pantalones Adidas de corchetes? ¿Acaso no picó media España en las camisas de cuados Lonsdale? ¿Y qué decir, más allá de la ropa, de algunos peinados? El famoso cenicero bakala, aquel cuya leyenda vendía que hacerse una U en la cabeza servía para frenar el sudor de bailar. 

Botas Art, cinturones XXXXXL o relojes XXXXXXXXXL también tienen cabida en esta recopilación de los horrores. 

Lo peor de este hilo es que, como la historia, la moda también tiende a repetirse. Si han vuelto las hombreras y, en su día, volvieron los calentadores, no hay 2020 que nos libre del regreso de los desmontables. Eso sí será el fin del mundo. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

¿Alguien se acuerda cuando Twitter era un sitio amable y divertido? No, ¿verdad?

Cuesta imaginar la red del pájaro azul sin su buena dosis de odio y asco diario, incluco más allá de los discursos políticos habituales. 

Esto viene al caso por un comentario que hizo Leticia Dolera que se ha convertido en una polémica inesperada

Páginas