Hablamos con Miki a pocas horas de su gran momento

Miki Núñez, nació en Tarrasa hace 23 años. Sus padres siempre apoyaron su pasión por la música, y no dudaron en apuntarle a clases de guitarra y piano.

El primer concierto al que asistió fue del grupo “La Pegatina”, cuyo integrante, Adrià Salas, sería más tarde el compositor de "La Venda”, tema con el que representará este año a España en Eurovisión 

Casi recién levantado, camiseta negra, esta vez sin mensaje, pantalón corto y chanclas. Con su característico tupé alborotado que esconde bajo una gorra y su siempre presente sonrisa. Así nos recibe en la planta 19 del Hotel de Tel Aviv donde se aloja, junto al resto de la Delegación Española que le acompaña en esta aventura eurovisiva.

ADEMÁS: ¿Cómo ha quedado España en cada Festival de Eurovisión?

- Miki, ¿Cómo estás viviendo estos últimos días de ensayos antes de la final? ¿Hay aún trabajo por hacer?

En principio no. Todo nuestro trabajo está hecho. Ya sabemos a qué cámara tenemos que mirar, lo que tenemos que hacer y cómo lo tenemos que hacer. Faltaban dos cosas de luces que ya están arregladas, y lo demás está todo hecho.

- ¿Tenéis pensada alguna sorpresa de última hora? ¿Alguna traca final?

No, 'La Venda' va a ser tal cual está hecha. Tal cual se ha visto en los ensayos, así será la actuación de la final.

- Este año está complicadísimo, dicen que Holanda es la gran favorita, pero hay otras que podrían ganar perfectamente. ¿Tú realmente piensas que puedes ganar el Festival?

Yo no sé si puedo ganar. A ver, puedo ganar, porque puede ganar cualquier persona que se haya presentado, entonces, sí, claro que puedo ganar. Pero yo creo que este año más que ganar, me llevo la satisfacción del trabajo bien hecho. Y digo esto seguramente para quitarme la presión de que si quedo último no pasa nada. Estoy tan orgulloso de todo el trabajo que hemos hecho, y de todo lo que hemos ensayado.

El otro día hablábamos, que cuando acabe esto tenemos que irnos todo el equipo a una isla desierta en Grecia, con Fokas Evangelinos, a beber mojitos y estar tranquilos, porque hemos formado una familia increíble, hemos trabajado todos a la par, yo creo que con eso es con lo que me quedo.

- Y ¿quién crees que puede ganar este año?

Para mí la ganadora de este año es Suecia, con “Too late for love”, de John Luvick. Nos pasamos el día cantándola. Es una canción que está todo el rato en mi cabeza, y la canción de Italia “Soldi”, de Mahmood, o Francia, con “Roi”
de Bilal Hassani.

- ¿Dónde estabas justo hoy hace un año?

Hace un año estaba preparando el casting de Operación Triunfo, a lo mejor ya había enviado el Cover para presentarme al casting.

- Y ¿En algún momento pensaste que terminarías participando en Eurovisión?

En ningún momento me habría imaginado en estar en Eurovisión. Para mí Eurovisión siempre fue para los mejores artistas, y que sólo participaban los mejores cantantes de cada país, pero ahora me he dado cuenta de que también pueden ir otros.

- ¿Has recibido el apoyo de algún otro cantante catalán de las pasadas ediciones?

Por supuesto, de Manel Navarro (2017) y de Alfred García (2018), que están ahí siempre al pie del cañón. Alfred, al acabar el primer ensayo, me dijo que no tenía ni idea de cómo lo hacía pero que le parecía todo increíble. La idea me encanta, le dije que algunas cosas faltaban por depurar, algunas cámaras había fallado, algunas luces también... que esperase a ver el segundo ensayo, y cuando lo vio flipo, me dijo que se entendía mucho mejor el mensaje, con todo el movimiento de las cámaras.

- ¿Cambiarías algo de lo que has vivido en estos últimos meses?

Le pondría tres horas más al día para poder dormir. Eso es lo único que cambiaría. En cuanto a todo lo demás he hecho lo que he querido, me han respetado todos mis tiempos. Si tenía que ensayar de 8 a 8, pues lo hacíamos. Yo sé que si hay que currar pues sin problema, pero unas horitas más de sueño hubiera sido increíble.

- ¿Es Miki el culpable del “buen rollo” que se ha vivido durante estos meses entre todos los miembros del equipo y la Delegación?

Yo creo que no, yo creo que todo el equipo somos los culpables. Es muy fácil trabajar con ellos, porque es todo como... oye que te toca esto, pues vamos para allá... pues ahora, venga espera un momento que me apetece comerme un shawarma... bueno, venga, pues comételo. Todo ha sido súper distendido, pero a la vez profesional. Es un ambiente, pues eso, que queremos irnos a las Islas Griegas juntos a relajarnos.

- ¿Te va a acompañar tu familia estos días?

Sí, mi familia ya está aquí. Mi padre, mi madre, mi hermano. Mi tío, mi tía y mi primo, mi tío abuelo, mi tía abuela, mi prima y mi otra tía.. así que Tarrasa está vacía. No queda nadie ya (risas). La llegada de mi madre fue muy bonita. Es la persona más inestable emocionalmente en cuanto a llorar de la historia de la humidad. Me ve y llora, si ahora mismo me vuelve a ver, volvería a llorar. Siempre me dice “lo estás haciendo tan bien cariño”. Que estén aquí para mí es un respiro, sentirme un poco otra vez en casa y tenerlos cerca.

- ¿Eres consciente de que vas a pasar a formar parte de la historia de España por haber participado en Eurovisión, y de que dentro de 40 años te seguirán pidiendo que cantes “La Venda”?

No soy muy consciente, pero me parece genial. Es un orgullo, creo yo formar parte de la televisión pública y de la radio pública. Me veo con 70 años cantando La Venda, a lo Mike Jagger, dando saltos.

- El lema de este año del Festival es “Atrévete a Soñar” (Dare to Dream). Puestos a soñar, si España ganara el Festival ¿Dónde te gustaría que se celebrara el año que viene?

En Campalet, mi barrio (risas). No, es broma, yo creo que Madrid, es la capital de España y debería celebrarse allí, pero es cierto que no hay recintos muy grandes. Entonces, tenemos en Barcelona el Palau Sant Jordi, que yo creo que podría ser un buen lugar, ¿por qué no?.

- ¿Qué es lo primero que vas a hacer una vez estés de vuelta en España?

Lo primero va a ser grabar el videoclip del single, bueno, o a lo mejor descanso también. Si estoy en Madrid, quedaremos a cenar los de Operación Triunfo, y para celebrarlo o para llorar juntos.

- ¿Crees que sobre el escenario de Eurovisión hay que contar una historia? ¿No es suficiente con llevar una buena canción con un buen cantante? 

Yo creo en el poder de la palabra que es el más importante de todos. La palabra es nuestra forma de comunicación más directa, y creo que es muy importante que cada palabra que digamos tenga su peso. Entonces, para mi hablar en castellano para Europa, que no lo entienden, pues quizás lo mejor era que esas palabras que estamos contando se entendiesen de otra manera. Vamos a seguir preservando todo el colorido de la fiesta, porque eso ya lo tiene la canción, y combinarlo con el mensaje.

- ¿Qué te pareció el sketch que te prepararon durante la semifinal y que sacaran una foto tuya sin camiseta? ¿Te has sentido cosificado?

Yo creo que hay que quitarse la venda en esto también. No es más que un cuerpo. Yo creo que no hay cosificación ni nada de eso, si yo voy por la playa, me vais a ver así. La gente que estaba en sus casas viendo la tele, podría haberme visto durante estos años en Peñíscola, donde veraneo, y podría haberme visto así en la playa. Al presentador Assi Azar le hizo gracia, él me decía, pero tío, porque no cuelgas más fotos sin camiseta, si estás así éste es el resultado de que llevo una vida sana. Lo que quiero es estar sano conmigo mismo y ya está. Y si éste es el resultado, pues genial. Me alegro la vista cuando me miro al espejo, pero lo hago por mí, no por nadie más.

- ¿Qué proyectos tienes una vez finalice Eurovisión?

Mira, después de acabar la final, ponerme borracho perdido, jajaja.. no, es coña, por favor chicos ¡no bebáis!. En serio, hace como un mes, entregué a Universal 22 canciones, de las que tengo compuestas, entre todos escogemos 12, de esas había como ocho o nueve que se podían elegir como single, lo que son muy buenas noticias. Lo que voy a hacer siguiente son conciertos de Operación Triunfo, grabar el videoclip del single, grabar el single, me encantaría empezar a tocar ya este verano con la banda, aunque nos falta tiempo para ensayar.

- ¿Has hecho algún contacto en Tel Aviv, de cara a alguna colaboración?

Sí, con Doron Medalie, el compositor de Toy ganadora del año pasado. Está enamorado de La Venda y ayer me dijo, en cuanto acabe todo esto tenemos que quedar y componer algo juntos.

- ¿Has pensado en algún otro proyecto para Eurovisión?

Pues no se me había ocurrido, viendo cómo va todo esto, que es un mundo que me está encantado, volvería sin dudarlo. Es la cosa más cansada que he hecho en la historia de mi vida, pero a la vez es la cosa más reconfortante. En mi caso todo son cosas buenas, opiniones positivas, todo funciona bien, todos los engranajes encajan, así que, porque no.

RAFA RUIZ

Fotos: Gtres y Raúl Tejedor

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho ha cambiado TVE desde 1978 hasta ahora. Una época en la que el Renault 5 y el Citroen CX eran los coches de moda y en la tele eran tendencia el bigote y la barba. 

Un 6 de diciembre de aquel año se votaba la Constitución y toda España estaba pendiente de qué saldría (si SÍ o si NO).

Los currelas todavía eran mayoritariamente hombres en las fábricas (y en casi todos los lados) y desayunaban un bocata de anchoas con queso regado con Soberano y los domingos se ponían Varón Dandy para oler bien.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha hablado Bob Pop de su abuela Felisa, fan de Jimmy Somerville (The Communards) y muy aficionada al fútbol. Y ha contado una anécdota: el abuelo de Bob Pop apagaba la tele cuando perdía el Real Madrid, equipo del que era fanático, y su abuela Felisa se quedaba con las ganas de ver el partido. ¿Cómo lo solucionaba? Mediante una llamada de teléfono. Hay que escuchar a Bob Pop contar la historia completa, con su ternura y humor característicos.

Ver resumen Ocultar resumen

Primeras críticas al succionador

Páginas