Máximo Pradera, preocupado por las Elecciones, pero no las de noviembre

El que avisa no es traidor y Máximo Pradera lleva meses avisando. 

Tanto PSOE como Unidas Podemos tenían una ocasión histórica para alcanzar un acuerdo de Gobierno progresista estable durante cuatro años. 

No lo han hecho y tocará ir a votar de nuevo. 

ADEMÁS: La propuesta de arbitraje de Máximo Pradera sólo tiene un problema: el VAR

Ni siquiera lo ocurrido en las elecciones regionales y municipales en Madrid ha servido para que los dos partidos reaccionen y alcancen un acuerdo de mínimos. Habrá elecciones el 10 de noviembre. 

Ahora, eso no es lo peor. Al menos según lo ve Máximo Pradera. 

El periodista tiene clara la hoja de ruta de los próximos meses y el resultado es preocupante pero con divertidas consecuencias. 

ADEMÁS: La grosera (pero acertada) comparación de Máximo Pradera

"A mí las elecciones que me preocupan son ya las de mayo de 2020. Porque serán en mayo. En noviembre saldrá lo mismo, habrá mamoneo durante 4 o 5 meses y en mayo, otra vez elecciones. Y así para siempre".

Toda la razón, salvo en una cosa. El para siempre. Ni mucho menos será para siempre este día de la marmota electora. Como mucho, dos o tres elecciones más, las que tarde el tripartito de derechas de Madrid en alcanzar una mayoría mínima para gobernar. Ahí habrá cero problemas para alcanzar acuerdos. Y ahí será cuando vuelva la mili, el toque de queda y los crucifijos por las calles.

Foto: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Se manifestó (en coche) la gente de Vox para pedir la dimisión del Gobierno y las redes sociales, claro, ardieron durante todo el día con el asunto. Dejó claro su ultraderechismo sin ambages el mismísimo Pepe Reina (un portero de fútbol que llevaban siempre a la selección para que contara chistes y, si se ganaba, gritara en las celebraciones eso tan ingenioso de "¡camareroooooo!/ una de mero...!") y luego hubo de todo.

Por ejemplo, quien resumió en un GIF bastante gracioso la manifestación de Vox.

Ver resumen Ocultar resumen

No es solamente su capacidad verbal para insultar con desparpajo y creatividad ni su fascismo desaforado sino también una vertiente de humor gestual y ruidista que conecta a Federico Jiménez Losantos con Jerry Lewis o Jim Carrey. Todo ello hace de este personaje ubicado en la ultraderecha un rey de la comedia que quizás no lo sabe y al que los suyos toman en serio. Y ya sabemos que conviene prestar atención a los bufones porque también Hitler y Mussolini hacían reir al principio y luego fíjate.

Pero a lo que vamos.

Páginas