Marta Fernández, víctima de un acosador durante dos años

La periodista Marta Fernández ha vivido un calvario inenarrable durante los últimos dos años. 

El motivo, tal y como han desvelado en 'Espejo Público' en exclusiva, es un acosador que se hacía llamar Pájaro Azul y que se ha obsesionado con la presentadora. 

Marta Fernández recibió decenas de cartas en su propio domicilio, donde era perseguida y vigilada a diario

ADEMÁS: Laura Escanes comparte en Twitter los mensajes de un acosador

Hasta ahora, la conocida periodista no había dado su identidad, pero ha optado por hacerlo ante la creciente inquietud de la situación. 

El acosador no sólo le enviaba cartas, sino también regalos inquietanntes. Uno de ellos, una llave que abría un candado que estaba en algún sitio de Madrid. "Me gustaría y desearía que algún día podamos abrir ese candado y llevarlo a Nueva York"

También ha contado Marta Fernández que, en cierta ocasión, halló una caja en el balcón de su dormitorio y que a las pocas horas Pájaro Azul le preguntaba a través de redes sociales si le había gustado su obsequio,

Lo peor era cuando le confesaba que "te sigo, aunque no veas mi cara leyéndote". Es más, llegó a amenazar a la pareja de la presentadora. "Sobre tu pareja, dile que nadie tiene propiedad y que incluso hemos podido ser amigos, pero ya es tarde para tenderle la mano. Al menos que me pida perdón". 

ADEMÁS: Se coló en casa de Taylor Swift pero se quitó los zapatos... ¡por educación!

Llegó a encontrárselo cara a cara. Primero acudía a eventos donde iba a estar la presentadora. Después hacía guardia frente a la puerta del edificio donde ella vivía. O se lo encontraba en el bar al que Marta Fernández solía acudir. "¡No me haces caso!" llegó a decirle el acosador. Y en ese momento, viéndose físicamente amenazada, denunció en comisaría.

Tras poner la denuncia en la policía, el tal pájaro azul tiene una orden de alejamiento que le impide volar a menos de 500 metros. 

Fotos y vídeo: Gtres y Atresmedia

Ver resumen Ocultar resumen

Un periodista no es el juez de la horca, creo yo, sino alguien que va a los sitios y cuenta a los demás lo que ve. Construye un relato lo más ecuánime posible incluso si se trata de la historia de un crimen. ¿Y si es el asesinato de un niño? ¿Cómo no desear lo peor a quien ha quebrado la vida de una criatura que tenía toda la vida por delante? Bueno, va en el sueldo del periodista eludir esa tendencia absolutamente humana a la venganza, y aportar honestidad y retratar sin maniqueismos incluso al criminal. ¿Es lo que hacen las televisiones? No exactamente.

Ver resumen Ocultar resumen

Corría el año 2011 cuando Alejandro Sanz, en un gesto de solidaridad, lanzó un tuit de apoyo a los murcianos, tras el terrible terremoto de Lorca. 

Cuenta la leyenda, o más bien el propio cantante, que hubo un complot para decir que en vez de 'nuestra', había puesto 'buestra', con 'b', en vez de con 'v'. El enfado de Alejandro Sanz fue tal que amenazó con dejar Twitter. No lo hizo. 

Menos mal. 

Ver resumen Ocultar resumen

Piden una rectificación y una disculpa

Páginas