Mario Casas se hace un Satisfyer en 'La Resistencia' y Broncano alucina

Todo puede ocurrir en La Resistencia. Y el Satisfyer se ha convertido en un protagonista más del programa. David Broncano tiende a sacarlo a colación y sus invitadas e invitados no se cortan a la hora de aplaudir los beneficios del aparatito sexual de moda. Y en esto que tocaba entrevistar a Natalia Molina y Mario Casas dentro de la promoción de Adiós, película que se estrena este viernes 22 de noviembre.

El caso es que andaba Natalia Molina explicando genéricamente las excelencias del Satisfayer cuando Mario Casas hizo la imitación. Sí. Como lo oyen. Mario Casas hizo una imitación con la boca de la succión precisa que hay que acometer para estar a la altura del Satisfyer. ¿Cómo se quedan?

Mejor que lo vean (y escuchen) ustedes mismos.

Ahí va.

Alto voltaje en el plató.

A este paso La Resistencia se va a acabar convirtiendo en un programa de sexología.

Llamen a la doctora Ochoa, por favor.

Y a Mario Casas se le ve bastante suelto en este ámbito. No como cuando le instan a hablar de política y se corta. Aunque el otro día opinó sobre Franco y todo. Pero no. Al actor no le gusta meterse en berenjenales políticos y lo dice claro. En lo del Satisfayer sí se mete.

Y si se pregunta el personal por qué Mario Casas no se quita la gorra tiene su explicación: asegura el actor que se ha cortado el pelo muy raro para un próximo proyecto y no quiere mostrar su cráneo en esas condiciones.

Por cierto, Adiós es una peli de acción dirigida por Paco Cabezas y que también cuenta en su reparto con Carlos Bardem y Ruth Díaz. Cinta de padre vengativo al estilo de las que se hacen en Hollywood, con ese Liam Neeson repartiendo hostias como panes. Por ahí le anda. Lo mismo está bien.

ADEMÁS: Cuando Mario Casas era un niño de anuncio

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

¿Alguien se acuerda cuando Twitter era un sitio amable y divertido? No, ¿verdad?

Cuesta imaginar la red del pájaro azul sin su buena dosis de odio y asco diario, incluco más allá de los discursos políticos habituales. 

Esto viene al caso por un comentario que hizo Leticia Dolera que se ha convertido en una polémica inesperada

Páginas