La mano incorrupta de Santa Teresa sale en Vengadores: Endgame

Vale. Resulta disparatado. Pero no tanto. El universo superheroico de Marvel (igual que el de DC) no es sino pura constelación mitológica y, como tal, entronca también con la iconografía religiosa. O sea, que en Los Vengadores hay ángeles y demonios, un extenso santoral y la eterna lucha del bien contra el mal. Y Santa Teresa de Jesús ha salido (lateralmente) en Vengadores: Endgame.

Concretamente su mano incorrupta, que se conserva en el convento de las carmelitas de la localidad malagueña de Ronda.

Porque, atención, la mano incorrupta de Santa Teresa se halla dentro de un relicario que es igualito al ¡guantalete del infinito de Thanos! Comparen.

Alucinante, ¿verdad? O no tanto porque los artistas que diseñan las piezas del cine de Hollywood siempre (o casi siempre) se inspiran en elementos ya existentes de las viejas culturas del mundo, sea la cristiana, la precolombina o la que fuere.

En este caso nos toca muy cerca esta inspiración y podemos, incluso, acercarnos a ver esta reliquia de Santa Teresa en forma de guantalete de Thanos haciendo una visita a la bonita ciudad de Ronda. Las monjas carmelitas, amablemente, lo exhiben.

Qué cosas.

Por cierto, que hemos visto Vengadores: Endgame y por muchos récords que bata en taquilla no nos parece para tanto. Pero esta es sólo una opinión de una facción de la redacción que batalla con otra faccion que aplaude la última entrega de Los Vengadores con entusiasmo.

Lo dicho: la eterna lucha del bien y el mal.

Como VOX contra la izquierda y Pablo Casado.

Seguiremos informando.

(Ah, y por cierto, añadir que si van a Ronda también podrán ver allí el corazón incorrupto y el brazo incorrupto, entre otros fragmentos de la santa de Ávila, y que el brazo incorrupto lo guardaba Franco en su domicilio de El Pardo como amuleto personal pero, al final, la familia lo devolvió a las monjas tras el fallecimiento del dictador porque a ver quien coloca como adorno sobre la mesa LACK de IKEA un muñón momificado).

ADEMÁS: 8 superheroínas feministas

Fotos: Gtres, Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Ahora que el modelo económico basado en el turismo de masas ha entrado en crisis como modelo debido a la infausta pandemia resulta conveniente recordar cómo dicho fenómeno fue glorificado por el franquismo. Allí empezó todo. Evidentemente, el contexto era muy distinto al actual y la población no percibía como molesta la llegada de extranjeros pero ahí ha quedado la propaganda que se coló en muchísimos títulos de los que rescata, a veces, Cine de barrio en TVE.

Ver resumen Ocultar resumen

El éxito en taquilla de Padre no hay más que uno 2, la última película de Santiago Segura, ha movido a la derecha tuitera a la celebración y exaltación del director y actor que fuera Torrente pero añadiendo todo tipo de ataques a la farándula roja, subvencionada y obsesionada con la Guerra Civil que son el resto de gente del cine español.

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho antes de Tesis, REC y Verónica hubo otro cine de terror español que resultaba enormemente rentable en taquilla y atraía a estrellas de Hollywood a rodajes mesetarios que lo mismo se hacían en Chinchón que en los merenderos del río Alberche o la sierra de Guadarrama.

Hablamos del cine de terror que en los 70 hicieron en España pioneros como Paul Naschy, Narciso Ibáñez Serrador, Jorge Grau, Amando de Ossorio, Carlos Aured...

Ah, qué tiempos aquellos.

Veamos.

Páginas