'Manhattan sin salida' o bang bang bang y a entretenerse

La isla de Manhattan clausurada por una noche, con todas las vías de acceso cerradas, se convierte en el escenario del crimen en un thriller lleno de acción, corrupción y Black Panther como oficial de policía en una cuenta atrás frenética.

Las apariencias engañan, se producen numerosos robos todos los días pero el caso que le toca investigar al policía André Davis oculta algo mucho más grande. La muerte de ocho agentes de policía en la escena del crimen levanta sospechas sobre algo desconocido en el personaje de Davis.

Los productores de Manhattan sin salida son los de películas taquilleras como Capitán América: Civil War (2016), Vengadores: Infinity War (2018) o Vengadores: Endgame (2019), Anthony y Joe Russo. Como director está el irlandés Brian Kirk, quien trabajó con Daniel Radcliff en My Boy Jack (2007) y ha dirigido capítulos de series de televisión como Juego de tronos Los Tudor

El dinámico y agitado ritmo en la narración tan característico de las películas de acción recuerda a El fuego de la venganza (2004) con Denzel Washington. En cambio, si hablamos de la tramaManhattan sin salida se parece a Heat (1995) con Al Pacino y Robert De Niro, salvando las distancias porque aquí no están ni Pacino ni De Niro.

El protagonista sigue los pasos de su padre y se convierte en policía, pero un policía que sigue sus instintos a diferencia de sus compañeros.

Conspiración a la vuelta de la esquina

El enemigo se encuentra en muchas ocasiones más cerca de lo que uno se espera. André Davis, con una mirada contraria a la de los demás policías de la comisaría, se ve confuso ante el criminal que persigue y las extrañas condiciones del caso que dirige.

Mientras los demás agentes disparan a matar Davis considera el beneficio de la duda.

sienna-miller-y-chadwick-boseman-en-'manhattan-sin-salida'

La corrupción entre los cuerpos de seguridad es algo que sucede más de lo que parece. Esta vez es Nueva York el escenario.

Un elenco interesante

Algo que destaca sin lugar a duda en Manhattan sin salida son los actores y actrices. Como protagonista tenemos a Chadwick Boseman, reciente estrella de Marvel con Black Panther (2018) y a su lado la agente de narcóticos interpretada Sienna Miller.

J.K. Simmons, ganador de un Oscar a mejor actor de reparto por Whiplash (2014), y Keith David, ganador de un Emmy por Unforgivable Blackness (2004), también se ponen en la piel de policías de altos más cargos.

j.-k.-simmons-,sienna-miller-y-chadwick-boseman-en-'manhattan-sin-salida'

En todo atraco siempre hay dos criminales con personalidades opuestas: el malo malísimo y el más sensible. Por lo menos en las películas.. Los dos fugitivos son interpretados por Stephan James, el más humano, y Taylor Kitsch, quien tiene fama de asesino en serie.

Si tu género favorito es el de la acción y te encantan los disparos constantes como a nadie, Manhattan sin salida es tu película. Con el escenario del distrito de Manhattan bajo las estrellas, los neones y un Chadwick Boseman más implicado que nunca en resolver una incógnita, esta película te encantará, o eso creemos. Bang bang bang! Tiros y persecuciones en las calles de Nueva York. A entretenerse tocan.

OLIVIA BRAVO

ADEMÁS: Los 5 mejores peores polis que ha dado el cine

Ver resumen Ocultar resumen

La crisis sanitaria del COVID-19 golpea duro al mundo de lo audiovisual y las artes escénicas. Según un informe elaborado por la Unión de Actores y Actrices, los intérpretes nacionales tendrán que hacer frente a pérdidas de más de 6 millones de euros.

Los datos, basados en las respuestas de los propios profesionales del sector, reflejan una pérdida económica que la Unión de Actores y Actrices cuantifica en 6.853.554 euros y un 23% de despidos entre los intérpretes.

Ver resumen Ocultar resumen

Mensaje directo a los ciudadanos de Estados Unidos

Ver resumen Ocultar resumen

Rodajes paralizados, estrenos cancelados, salas de cine cerradas (temporalmente) y la mayoría de los profesionales del sector audiovisual confinados en sus domicilios perfilan un futuro (y presente) nada fácil para el mundo de la ficción española. ¿Qué hacer, entonces, con el cine español en tiempos de coronavirus?

Parar un momento, respirar y ponerse manos a la obra con nuevas e innovadoras ideas que intenten salvar (al menos, un poco) una temporada que ya se presenta como una de las más negras para el mundo de la cultura.

Páginas