Los momentos televisivos más pausados de 2017

El año 2017 ha venido marcado por la consolidación de las plataformas de streaming como el nuevo formato que comandará la oferta televisiva de los próximos años. 

Los usuarios se han acostumbrado rápido a los servicios a la carta, a ver contenido cuando y donde quieren y, sobre todo, a quitarse publicidad, a cambio de una suscripción. De ahí que los Netflix, HBO, Hulu y compañía, empiecen a preponderar sobre los contenidos de toda la vida de las cadenas en abierto. 

Este punto se puede apreciar en aspectos como los momentos más pausados del año recién terminado. Hasta no hace demasiados, todos ellos eran de eventos en directo o películas y series emitidas en las networks, complicando sobremanera, precisamente, el pausar ese momento, aunque sólo sea en sentido metafórico. 

ADEMÁS: Los 12 momentos más pausados de la historia del cine

Ahora, streaming y directo se reparten estos momentazos, y la previsión es que el contenido bajo demanda acabe por merendarse a la televisión clásica. No obstante, mientras eso pasa, estos son los momentos más pausados del año 2017. 

El No Oscar a La La Land

A cuadros nos quedamos cuando el productor de La La Land, Jordan Horowitz, dijo que la Mejor Película no era la suya, sino Moonlight. Todo con medio equipo en el escenario, Ryan Gosling alucinando y Warren Beaty poniendo la mejor de sus sonrisas. Ahora, lo mejor de ese momento fue el modo ninja en que desapareció Faye Dunaway. Por cierto, aún siguen buscándola. El momento pausado no es otro que el de Jorowitz mostrando la tarjeta. Sombrerazo a lo que hizo este buen hombre. 

Jon y Daenerys se encaman

La séptima temporada de Juego de Tronos cerró a lo grande, con una escena esperada desde que comenzó la serie. Jon Snow y Daenerys encamados y revueltos, para jolgorio de los fans más carpteros. Segundos después (atención spoiler), nos enteramos que Jon Snow es sobrino de Daenerys. Tampoco sería el primer incesto de la serie, ¿verdad? Por cierto, el momento concreto de la pausa, implica las tonificadas posaderas de Kit Harington. 

ADEMÁS: Y el incesto se hizo realidad en 'Juego de Tronos'

Definitivamente, esto no es China

Decir que Iron Fist es una serie mala, es ser benévolos con ella. Es horrible e indigna del universo Marvel de Netflix. Pero es que además también es cutre. En un momento dado, los protagonistas se van a China. Presuntamente. Y decimos presuntamente porque las escenas de China se rodaron en Nueva York. El problema es que ni lo disimularon y en muchas escenas de ve la Gran Manzana de fondo. Y lo peor es que el Iron Fist es inmortal. 

El castigo de Frank Castle

Y de un superhéroe Netflix/Marvel a otro. Frank Castle. Para quitar el mal sabor de boca. Aunque la escena pausada no sea, ni mucho menos, agradable. Hablamos del momento, en el penúltimo capítulo, en el que Frank activó el modo bestia cuando tiene delante al Agente Naranja. No sólo lo apuñala varias veces, sino que le revienta la cara cuando está agonizando. Y para rematar, le estruja los ojos.

¿Alegoría de la violencia? Ni mucho menos. Violencia extrema, desagradable e innecesaria, pero entendible en su contexto. 

Un bebé catastrófico

Una serie de catastróficas desdichas tenía varios problemas. Uno de ellos, que tardaba en arrancar. Otro, que un bebé era uno de los protagonistas. Pero sólo el segundo daba miedo. El motivo es que al no poder grabar tantas horas como les habría gustado con la bebé que hacía de Sunny, o no conseguir las expresiones deseadas, optaron por modificar su cara con CGI. El resultado, sobre todo en primeros planos, es muy creepy. 

Melissa 'Sean' McCarthy

Cuando el bando republicano se rinde a una humorista demócrata como Melissa McCarthy, es que ha clavado lo que haya hecho. Si encima es una imitación de uno de sus gurús, es que ha hecho historia. Y así fue. Su imitación de Sean Spicer, el secretario de Prensa de Donald Trump, fue excepcional, hilarante e inesperada. Sin duda, de lo mejor de un año flojo para Saturday Night Live, junto al Trump de Alec Baldwin y la Hillary Clinton de Kate McKinnon. 

Camisa, gato, lavadora... ¡Mindhunter!

Anna Torv ha vuelto. Su Olivia Dunham dejó el listó muy alto en Fringe. Ahora, Wendy Carr, su personaje en Mindhunter, tiene poco que envidiarla. Esta psicóloga, solitaria, altiva y profesional, vive por y para su trabajo. La única licencia que se permite es dar de comer a un gato al que ni conoce, pero que sabe que existe en el cuarto de lavadoras. Allí, Anna Torv multiplica por cien el sex appeal ya de por sí exacerbado de su personaje. 

Vestida tan sólo con una camisa azul de hombre, descalza y con una copa de vino blanco en la mano, la actriz y la serie de Netflix nos regalaron una de las imágenes más elegantes y sexuales del siglo XXI televisivo. No hizo falta enseñar nada, ni siquiera insinuar. El entorno y la poderosa y femenina presencia de Anna Torv, convirtieron ese momento en legendario. A la altura del cruce de piernas de Sharon Stone en Instinto Básico. 

¿Cocina de inducción? No, de explosión

El piloto de Legión fue, sencillamente, una obra de arte. La historia, el estilo visual, el surrealismo que recubre todo y, sobre todo, la sensación de paranoia constante, hacían que entraras en la cabeza de David desde el primer minuto. Por tal motivo, cuando ésta se acelera y pierde el control, el espectador siente el impacto de todos los elementos que hay en la cocina cuando ésta explota. 

Dejando de lado la metáfora del poder y la cabeza, hay que reconocer el espectáculo audiovisual que supuso esta escena, digna de ver en bucle decenas de veces. Lo mejor es que en todas ellas seguiríamos mirando si le da algún cubierto a David. 

Comido por una vagina (literalmente)

American Gods ha sido una serie rara como pocas. Ahora, la más rara de todas vino de la mano de la diosa Bilquis (Yetide Badaki) quien se cita con sus víctimas por Internet, y desde allí se las lleva a un motel. En este caso es Joel Murray el elegido, quien no tarda en empezar a mantener relaciones con la diosa. Lo que no imagina es que acabará devorado por la vagina de Bilquis. El CGI es muy cutre pero la escena es sublime

Hasta siempre, Sam Bob

Tardamos toda la serie en que Bob nos cayera bien. Lo que parecía un nerd que iba a morir a la primera de cambio, se convirtió en uno de los personajes más entrañables de Stranger Things. Pues bien, cuando parece que va a llegar a la tercera temporada, llega el capítulo 8 y un demodog random lo devora. Bob, todo un héroe minutos antes, fallece a metros de su salvación y con los protagonistas viéndolo en directo. 

Fotos: Netflix, Amazon, FOX, ABC y HBO

Ver resumen Ocultar resumen

Fue una entrevista amable, sin estridencias, breve y bien realizada, con un bonito atardecer a través de las ventanas abiertas y un Sergio Martín que ejerció el papel que se esperaba (o sea, ser un poco más incisivo aunque tampoco tanto).

No estuvo mal.

Pero ¿qué ha opinado la masa tuitera?

De todo ha habido (como en la viña del Señor).

Pero, para empezar, algún telespectador le ha visto el lado positivo solamente por un detalle.

Ver resumen Ocultar resumen

Y el segundo más sexy, también

Ver resumen Ocultar resumen

La cita es a las 22.00 de este lunes 18 de junio en que el verano se ha anticipado y hace muchísimo calor en casi toda España. Bueno, el caso es que Pedro Sánchez concede su primera entrevista después de dos semanas como presidente del Gobierno y será en TVE.

Una entrevista en directo desde el Palacio de la Moncloa y que, desde el Gobierno, venden como un gesto de compromiso con los medios públicos.

Entrevistarán a Pedro Sánchez dos rostros de la cadena bastante diferentes.

Páginas