"Los malos nunca duermen" o Chicote denunciando atentados culinarios

No todos los héroes llevan capa, algunos llevan delantal y éste es el caso de Alberto Chicote

En pleno apogeo de los superhéroes Marvel, el cocinero se ha convertido en el azote de los atentados culinarios que estos días pasean de forma impune por la red. 

Alberto Chicote se ha propuesto desenmascar y exponer a aquellos que quieren hacer pasar sus platos asquerosos, por manjares dignos de ser compartidos en redes. Y, las cosas como son, tiene más trabajo que Batman en Gotham 

La trilogía de villanos que atacaban el paladar de millones de personas comenzaba con el burrito imposible que se ha viralizado porque en su elaboración lleva como 500 ingredientes. 

ADEMÁS: Cucarachas, moho, podredumbre... Chicote y los menús del Ejército

El vídeo de este infartante aperitivo llegaba Alberto Chicote quien lo despachaba con un sencillo "y eso que no empezaba mal la cosa". 

Con la satisfacción del deber cumplido, el mediático cocinero no tenía tiempo ni para descansar, pues le llegaba otro terremoto alimentario más dañino que beber lejía: una tortilla con aceitunas y ketchup. Una receta que muestra el poco aprecio de algunas personas por los estómagos y los ojos ajenos, pues duele tanto comerlo como verlo. 

"Los malos nunca duermen. Y van un paso por delante". Alberto Chicote tiene claro que si un sociópata cocinara, ésta sería su comida favorita. 

Y como no hay dos sin tres, ni siquiera en el mal alimenticio, el televisivo chef aún tuvo tiempo de denunciar un tercer accidente gastronómico. En este caso, en Sevilla donde un restaurante anónimo tuvo el valor de presentar una paella con forma de flan. 

Visto así, pocas cosas pasan en el mundo, con gente así cocinando. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Un periodista no es el juez de la horca, creo yo, sino alguien que va a los sitios y cuenta a los demás lo que ve. Construye un relato lo más ecuánime posible incluso si se trata de la historia de un crimen. ¿Y si es el asesinato de un niño? ¿Cómo no desear lo peor a quien ha quebrado la vida de una criatura que tenía toda la vida por delante? Bueno, va en el sueldo del periodista eludir esa tendencia absolutamente humana a la venganza, y aportar honestidad y retratar sin maniqueismos incluso al criminal. ¿Es lo que hacen las televisiones? No exactamente.

Ver resumen Ocultar resumen

Corría el año 2011 cuando Alejandro Sanz, en un gesto de solidaridad, lanzó un tuit de apoyo a los murcianos, tras el terrible terremoto de Lorca. 

Cuenta la leyenda, o más bien el propio cantante, que hubo un complot para decir que en vez de 'nuestra', había puesto 'buestra', con 'b', en vez de con 'v'. El enfado de Alejandro Sanz fue tal que amenazó con dejar Twitter. No lo hizo. 

Menos mal. 

Ver resumen Ocultar resumen

Piden una rectificación y una disculpa

Páginas