Locke & Key: una serie fantástica en todos los sentidos

Locke & Key es una serie de Netflix con unos increíbles efectos especiales destinada al público infantil pero que puede gustar a cualquiera

Está basada en los cómics, titulados con el mismo nombre, de Joe Hill. La historia empieza con una familia, una madre y tres hermanos, que decide mudarse a una antigua casa que pertenecía a su padre profesor, asesinado por uno de sus estudiantes. Todo cambia cuando descubren que casa oculta una serie de llaves mágicas.

Esta ficción fantástica, dramática y de aventuras es llevada a la vida por actrices y actores como Emilia Jones, Connor Jessup, el pequeño Jackson Robert Scott, Darby Stanchfield y Griffin Gluck, entre otros.

Los creadores de la serie son Carlton Cuse (Lost ) y dos showrunners de NetflixAron Eli Coleite (Daybreak) y Meredith Averill (The Haunting of Hill House).

Como productores están, además de los creadores mencionados anteriormente, Andrés Muschietti y Barbara Muschietti, director y productora de It (2017). Y en el área de dirección encontramos varias personas, Michael Morris (House of Cards), Tim Southam (Bates Motel), Dawn Wilkinson (Riverdale), Vincenzo Natali (Westworld) y Mark Tonderai (Doctor Who).

Solo viendo el espectacular equipo con el que Locke & Key cuenta dan ganas de verla.

El concepto de la serie recuerda a The Haunting of Will House (2018). En ambas producciones de Netflix, una familia se encuentra ante una casa antigua que oculta secretos, aunque Locke & Key es mucho más light y menos terrorífica que The Haunting of Will House.

Llaves mágicas

Como si de un personaje más se tratase, gran mansión con llaves escondidas en ella se convierte en el eje conductor. Se trata de unas llaves bastante peculiares. Cada una de ellas te concede unas habilidades mágicas o sobrenaturales distintas, como poder cambiar tu identidad o transportarte a cualquier lugar que previamente hayas visto, que las y los protagonistas usan en beneficio propio.

connor-jessup-en-locke-&-key

Estas llaves solo pueden ser encontradas por niños o adolescentes, los adultos no escuchan las voces que conducen hasta ellas. Casi siempre las encuentra el personaje de Jackson Robert Scott (Bode), quien aporta una mirada más infantil y cómica a la vez que madura a la narración.

Trasfondo importante

En Locke & Key el objetivo es impedir que un ser maligno llamado Dodge tome el control de unas llaves poderosas con la unión de varios amigos y familiares.

connor-jessup,-darby-stanchfield-y-jackson-robert-scott-en-locke-&-key

Se centra en promover valores como el de la amistad y la familia, dando más importancia a esos temas que normalmente se ven eclipsados por el amor romántico. Este último también tiene presencia en la serie, pero no es tan relevante.

El último capítulo acaba con un gran cliffanger que lleva a pensar en la posibilidad de una segunda temporada aunque aún no haya sido renovada oficialmente.

Locke & Key es una serie fantástica en todos los sentidos: puesta en escena, guión, trama, efectos especiales, personajes y tono. Para disfrutar de una buena historia sobre misterio y fantasía, esta es la propuesta ideal.

OLIVIA BRAVO

ADEMÁS: 20 series que cumplen 20 años en 2020

Ver resumen Ocultar resumen

Por si no fuera poco con El colapso y su mal rollo apocalíptico, Pablo Iglesias tiene otra propuesta en cuya fórmula argumental se incluye una cuarentena. En tiempos de pandemia y distopía nos gusta ver series de enfermedades y distopía. O así.

Sea como sea, ¿cuál es la serie que el vicepresidente del gobierno recomienda?

La ponen en Filmin.

Igual que El colapso.

Ver resumen Ocultar resumen

Siempre nos gusta saber las series que ve el prójimo y la prójima, la curiosidad forma parte del ADN del ser humano así que, cuando una famosa o famoso nos cuenta qué serie están viendo, solemos atender. Es el caso de Sara Sálamo, actriz cuya actividad en Twitter es abudante y (habitualmente) de una militancia feminista, animalista y progresista que, más de una vez, irrita a las hordas reaccionarias.

Pero a lo que vamos.

Páginas