Lo que Vox une en 'First Dates', Rufián lo separa

Curioso, hasta cierto punto. Viendo como está la actual televisión, parece lógico lo ocurrido en 'First Dates'. 

El dating de Cuatro ha visto como una pareja afín a Vox tenía un flechazo instantáneo, mientras que en otra cita, era Gabriel Rufián el elemento discordante que rompía toda opción de una segunda cita. Lo español mucho español une en televisión y David y Marta son la prueba fehaciente. 

David, guarda de seguridad y gogó, al que le gusta gustar. Así se presentaba un David con porte de tronista de verano. Su cita era Marta, estudiante y camarera de Jerez de la Frontera quien no ha tardado en sacar el tema político sobre la mesa. Ahí es donde ha surgido el amor: ambos votan a Vox

"Es el partido de moda. No soy facha, soy patriota". La declaración de intenciones fue suficiente para enamorar a Marta y que su incipiente historia de amor tenga, al menos, un capítulo más alejados de las cámaras. Lo que la patria ha unido, no lo separe Carlos Sobera. 

ADEMÁS: ¿Santiago Abascal en 'First Dates'?

En el lado contrario está Gabriel Rufián. El diputado de ERC, lejos de unir corazones solitarios, ha separado a Yeray y a Alba en su búsqueda del amor. Él, modelo de Granollers; ella, estudiante de Hospitalet. Ambos barceloneses y con interés político directo en Cataluña pero con visiones distintas. 

Alba no tiene problema en reconocer que Gabriel Rufián "es muy crack", afirmación que provoca sorpresa y estupefacción en Yeray. El modelo no está de acuerdo con lo que está ocurriendo en Cataluña y le hace replantearse muchas cosas sobre Alba. 

A pesar de las diferencias, Yeray estaba dispuesto a obviar el asunto político y dar una segunda cita a Alba pero ella tenía otros planes. Planes que no incluían a Yeray, ni más citas. A su Rufián, ni tocarlo. 

ADEMÁS: ¿Cuántos años tienen las gemelas de 'First Dates'?

Curiosos caminos los que toma el amor televisados. La españolidad une en 'First Dates' y el independentismo separa. Cupido está a dos elecciones de darse de baja por depresión. Sobera está atento para coger el puesto. 

Fotos y vídeo: Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

Un periodista no es el juez de la horca, creo yo, sino alguien que va a los sitios y cuenta a los demás lo que ve. Construye un relato lo más ecuánime posible incluso si se trata de la historia de un crimen. ¿Y si es el asesinato de un niño? ¿Cómo no desear lo peor a quien ha quebrado la vida de una criatura que tenía toda la vida por delante? Bueno, va en el sueldo del periodista eludir esa tendencia absolutamente humana a la venganza, y aportar honestidad y retratar sin maniqueismos incluso al criminal. ¿Es lo que hacen las televisiones? No exactamente.

Ver resumen Ocultar resumen

Corría el año 2011 cuando Alejandro Sanz, en un gesto de solidaridad, lanzó un tuit de apoyo a los murcianos, tras el terrible terremoto de Lorca. 

Cuenta la leyenda, o más bien el propio cantante, que hubo un complot para decir que en vez de 'nuestra', había puesto 'buestra', con 'b', en vez de con 'v'. El enfado de Alejandro Sanz fue tal que amenazó con dejar Twitter. No lo hizo. 

Menos mal. 

Ver resumen Ocultar resumen

Piden una rectificación y una disculpa

Páginas