Lo que José Manuel Soto piensa sobre los republicanos

Es cantante pero se ha convertido en una ametralladora que dispara opiniones políticas a través de Twitter (y no sólo) siempre en el campo derechista.

Y monárquico.

Porque la derecha se ha vuelto más monárquica que nunca.

Por eso José Manuel Soto, al contemplar las banderas republicanas tras las figuras de Felipe VI, Sofía y la reina Letizia en Oviedo (como sucede cada año sin que pase nada) se ha sulfurado un poco.

Y así ha opinado.

Más o menos una actualización del antiquísimo "no muerdas la mano que te da de comer". Pero, claro, muchas españolas y españoles tal vez piensen que ni Felipe VI les da de comer ni le tienen que agradecer nada.

Bueno, por opinar que no quede.

Y también (claro) contra Pedro Sánchez

Otro motivo recurrente en los tuits de José Manuel Soto es su firme oposición a que Pedro Sánchez gobierne. Como gran parte de la derecha, ha comprado el argumento de que los socalistas han llegado al poder ilegítimamente. Como si la suma de sus parlamentarios y las de Podemos y otros grupos no fueran suficiente.

Toma ya. Y eso que para José Manuel Soto su infancia durante el franquismo fue esplendorosamente feliz y no entiende que haya tantas quejas sobre la dictadura (mira este hilo y descúbrelo).

Añadamos otro tuit en defensa de la ex ministra del PP Tejerina que dijo aquello de que los niños andaluces saben a los 10 años lo que los castellanoleoneses saben a los 8. Casi nada.

Pues eso.

José Manuel Soto en estado puro.

ADEMÁS: José Manuel Soto sospecha que sus hijos votan a Podemos 

Foto: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Despertares

Ver resumen Ocultar resumen

Los límites del humor. Ese debate que tantas tensiones (e incluso procesamientos judiciales) genera. Quique Peinado se ha asomado a esa frontera invisible y ha dicho que no, que mejor no bromear con ciertas cosas. Quique Peinado ha visto una fotografía del alcalde de Madrid con un miembro de la jerarquía eclesiástica y ha malpensado. Según entendemos. Que lo mismo entendemos mal.

En fin, José Luis Martínez-Almeida vuelve a estrechar lazos entre el consistorio madrileño y la Iglesia católica.

No podía ser menos.

Y Quique Peinado se muerde la lengua.

Páginas