Lo que José Manuel Soto piensa sobre los republicanos

Es cantante pero se ha convertido en una ametralladora que dispara opiniones políticas a través de Twitter (y no sólo) siempre en el campo derechista.

Y monárquico.

Porque la derecha se ha vuelto más monárquica que nunca.

Por eso José Manuel Soto, al contemplar las banderas republicanas tras las figuras de Felipe VI, Sofía y la reina Letizia en Oviedo (como sucede cada año sin que pase nada) se ha sulfurado un poco.

Y así ha opinado.

Más o menos una actualización del antiquísimo "no muerdas la mano que te da de comer". Pero, claro, muchas españolas y españoles tal vez piensen que ni Felipe VI les da de comer ni le tienen que agradecer nada.

Bueno, por opinar que no quede.

Y también (claro) contra Pedro Sánchez

Otro motivo recurrente en los tuits de José Manuel Soto es su firme oposición a que Pedro Sánchez gobierne. Como gran parte de la derecha, ha comprado el argumento de que los socalistas han llegado al poder ilegítimamente. Como si la suma de sus parlamentarios y las de Podemos y otros grupos no fueran suficiente.

Toma ya. Y eso que para José Manuel Soto su infancia durante el franquismo fue esplendorosamente feliz y no entiende que haya tantas quejas sobre la dictadura (mira este hilo y descúbrelo).

Añadamos otro tuit en defensa de la ex ministra del PP Tejerina que dijo aquello de que los niños andaluces saben a los 10 años lo que los castellanoleoneses saben a los 8. Casi nada.

Pues eso.

José Manuel Soto en estado puro.

ADEMÁS: José Manuel Soto sospecha que sus hijos votan a Podemos 

Foto: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Continúa la vergüenza mediática en redes

Ver resumen Ocultar resumen

"Somos un gran país de gente maravillosa y trabajadora". 

"La gente se levanta todos los días para ir a trabajar". 

"España es una gran nación, lo hemos demostrado". 

Ver resumen Ocultar resumen

Yo tengo miedo y usted también así que no es necesario que los medios de comunicación nos asusten aún más. En estos días hay periodistas y medios de comunicación que hacen bien su trabajo y está toda la gentuza que aceptamos como animal de compañía en esta profesión y que va por los platós sembrando alarma y diciendo las gilipolleces que acostumbra. Lo que sucede es que ahora las gilipolleces de esos personajes tóxicos pueden tener consecuencias nefastas en la moral de un colectivo al que tendríamos que cohesionar y hacer fuerte.

Páginas