Le recuerdan a Inda cuando era un 'enamorado' de Villar y explota en La Sexta Noche

Nueva bronca de Eduardo Inda en La Sexta Noche. Algo que es ya habitual, que forma parte del programa de Atresmedia como el decordado, que no extraña al espectador que escoge ver a Iñaki López y a  su elenco de tertulianos cada noche de sábado. 

Pero esta vez fue especial, no fue el griterío de siempre, ni tuvo que ver con Podemos, Venezuela, Irán y demás lugares que el director de Ok Diario menta en cada cita nocturna de sábado. 

En esta ocasión quien le llevó a perder los papeles fue el periodista Antonio Maestre que no hizo nada extraordinario. Tan sólo intentó arrancar el disfraz de luchador contra la corrupción que el propio Inda se ha confeccionado e intenta exhibir en cada ocasión. 

ADEMÁS: Esther Palomera ridiculiza la forma de hacer periodismo de Inda

Entre los muchos asuntos que abordaban en la tertulia televisiva iba a llegar uno de los más comentados de la semana; la detención de Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol durante 29 años por supuestos delitos de malversación, corrupción entre particulares y otra serie de delitos. 

El honrado Villar

 Ahora son muchos los que dicen que era un secreto a voces que Villar, Padrón y otros nombres del fútbol hacían y deshacían a su conveniencia. 

ADEMÁS: Enésima bronca en La Sexta Noche que terminó con zasca de Sardà a Inda

Inda fue uno de los que se posicionó en esa postura y ahí Antonio Maestre tiró de hemeroteca. Acudió al comienzo de la época dorada de 'La Roja', los días de vino y rosa de la selección, de la federación y, por tanto, de Villar.

Inda no sabía dónde meterse

Corría el año 2008, Luis Aragonés y los suyos ganaban la Eurocopa en Viena y Eduardo Inda era el director de Marca. Y Eduardo Inda escribó un editorial que rendía pleitesía a Villar, al que describe como "un hombre enfermizamente honrado, que gasta trajes de hipermercado, y luce relojes de todo a cien". 

Inda dijo que no eran suyas las palabras, sino del periódico. Pero poco después Maestre mostró a través de Twitter que el texto iba firmado por el director, no por el periódico. 

villar-fue-un-asunto-capital-en-la-tertulia

ADEMÁS: El Chiringuito desmonta las exclusivas de Eduardo Inda 

Inda viéndose acorralado tan sólo interrumpía, decía que él no sabía de sus casos de corruptelas y que era de hace 9 años. Maestre le recordó que por entonces ya había prensa que no ponía a Villar como un ejemplo de honestidad, sino más bien lo contrario. 

Fotos: Atresmedia

 

Ver resumen Ocultar resumen

Tal vez ya lo hayas visto. Si no, merece la pena que eches un vistazo más abajo. Cámara que apunta al público durante una retransmisión deportiva y una parejita que se hace un selfie sonriente para luego congelar su sonrisa y mostrar unos rostros de aburrimiento absolutamente fulminantes. El selfie seguramente daba a entender que se lo estaban pasando muy bien. La secuencia captada por la cámara exhibe un aburrimiento atómico.

Es hilarante.

Eso también.

Y que viva Twitter y su viralidad.

Ver resumen Ocultar resumen

Los medios de comunicación se llenan, en estos días, de opiniones a favor y en contra del acuerdo de Gobierno alcanzado entre PSOE y Unidas Podemos pero hay a quien le falta el parecer de una pieza fundamental en esta historia: el de la clase trabajadora.

Lo dice Quique Peinado, colaborador de Zapeando (laSexta), asegurando a través de las redes sociales que, quizá, "molaría que los medios de comunicación diesen algún titular sobre si inquieta a la clase trabajadora el posible nuevo gobierno".

Ver resumen Ocultar resumen

Qué cosas tiene la convulsa actualidad. Las movilizaciones en Cataluña se cruzan con una celebridad chanante de nuestro ruedo ibérico. O sea, el Pequeño Nicolás (de profesión, sus cosas). Ha ido a Barcelona y en la estación de Sants se ha topado con los CDR y se ha liado un poquito.

Algún empujón, algún insulto y el Pequeño Nicolás de inmediato llamando a las televisiones para contar su caso.

Decían en los 60 que la revolución no sería televisada y nos da la impresión de que se equivocaron.

Páginas