Le dijeron que era muy fea para hacerse selfies e hizo esto...

Si alguna vez se escribe una enciclopedia de respuestas míticas en Twitter, Melissa Blake debería tener una sección entera dedicada. 

Esta periodista (The New York Times) y bloguera de Illinois (Estados Unidos), cuenta con más de 47.000 followers en Twitter, aunque no todos la sigan por los mismos motivos. 

De hecho, muchos de ellos han echado en cara a Melissa Blake que comparta selfies, siendo "demasiado fea". 

Lejos de desanimarse o hundirse, la periodista ha optado por hacer todo lo contrario, trolear a los trolls y compartir no uno, ni dos, sino tres selfies suyos. 

ADEMÁS: Hollywood las llamó feas pero acabaron triunfando

"Durante la última ronda de 'trollgate', la gente me dijo que deberían prohibirme subir fotos mías porque soy demasiado fea. Así que he querido conmemorar la ocasión con estos tres selfies...", escribió la periodista en un tuit que, efectivamente, iba a acompañado de tres selfies suyos. 

Ni que decir tiene que su respuesta, mesurada y simpática, se ha viralizado al extremo. 

ADEMÁS: 17 actores que se afearon para arrasar en Hollywood

Su tuit acumula 22.000 retuits y más de 250.000 me gustas y es la historia del momento en Estados Unidos. Además, la historia de Melissa Blake ha servido para visibilizar su enfermedad, el síndrome de Freeman-Sheldon, un trastorno genético, óseo y muscular que le ha hecho pasar 26 veces por el quirófano. 

Fotos: Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

La cómica pasa de la tele a la radio

Ver resumen Ocultar resumen

Despertares

Ver resumen Ocultar resumen

Los límites del humor. Ese debate que tantas tensiones (e incluso procesamientos judiciales) genera. Quique Peinado se ha asomado a esa frontera invisible y ha dicho que no, que mejor no bromear con ciertas cosas. Quique Peinado ha visto una fotografía del alcalde de Madrid con un miembro de la jerarquía eclesiástica y ha malpensado. Según entendemos. Que lo mismo entendemos mal.

En fin, José Luis Martínez-Almeida vuelve a estrechar lazos entre el consistorio madrileño y la Iglesia católica.

No podía ser menos.

Y Quique Peinado se muerde la lengua.

Páginas