Las siete plagas de Sánchez, según José Manuel Soto

Hace ya algunos años, Fernando Arrabal avisaba, a su manera, que el milenarismo iba a llegar. Nadie le hizo caso y, de momento, el tiempo ha demostrado que paz, lo que se dice paz, no es que haya demasiada en el mundo. 

Casi 30 años más tarde, José Manuel Soto ha tomado el relevo de Arrabal, con un discurso mucho más catastrofista y duro, que difunde a diario en su cuenta de Twitter. 

En el caso del cantante, el matiz está en cambiar el milenarismo por socialistas, podemitas, perroflautas y todo lo que huela a izquierdas o progresismo

ADEMÁS: José Manuel Soto contra el exhibicionismo del Orgullo Gay

Así las cosas, José Manuel Soto ha convertido su timeline de Twitter en una suerte de muro de las lamentaciones en el que avisa de las siete plagas que están por caer sobre España, Pedro Sánchez mediante.

Siete plagas que, una vez pasen y arrasen, serán seguidas de otras siete. Y así de forma sucesiva hasta el fin de los días o hasta que el candidato que gane las Primarias del PP, sea capaz de ganar las Elecciones Generales, restaurar el orden y poner cordura. 

ADEMÁS: Rayden deja la condición humana (de algunxs) por los suelos

Mientras llega o no llega ese momento, José Manuel Soto difunde su palabra en 280 caracteres. Como buen artista, sabe modular el tono según el momento. Así, del mensaje más apocalíptico del mundo, pasa sin solución de continuidad a un tono más paternalista y cercano pero igual de catastrófico. 

Y para muestra, estos botones. Éstas son las siete plagas de Pedro Sánchez, según la palabra de José Manuel Soto. 

Fotos: Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Friendly reminder: presidenta de la Comunidad de Madrid

Ver resumen Ocultar resumen

Las protestas en las barriadas populares a las que la Comunidad de Madrid ha condenado al confinamiento o semiconfinamiento se han hecho oir este domingo. Y hay quien ha detectado muy diferente actitud en las fuerzas policiales que cuando tuvieron que lidiar con las caceroladas de Núñez de Balboa. Allí todo eran buenas palabras, ambiente distendido y ninguna brusquedad. Al señorito no se le levanta la voz. En Vallecas, Usera o Carabanchel (siempre según lo opinado profusamente en Twitter) se veía a la policía más proclive al empujón o el porrazo.

Páginas