Las series como manual para el miedo

La ficción es el subconsciente de cada momento histórico e, igual que en los años 30 del pretérito siglo XX los monstruos de la Paramount anticiparon el terror del nazismo (de Drácula a Frankenstein pasando por La momia y los primeros zombis), las series actuales radiografían el miedo de una sociedad que se asoma al abismo de un tiempo convulso y confuso. 

Los responsables de la campaña de Trump detectaron mediante diversas métricas que quienes veían The Walking Dead guardaban un especial pánico a la inmigración, lo cual resulta lógico ya que la popular serie de zombis no es sino el relato oscuro de una desesperanza crónica, de la fortaleza asediada, de la huída y la desintegración de una América que fue grande una vez y que (sí) Trump prometió volver a agigantar. Así que Trump pagó numerosísimos anuncios de su campaña en The Walking Dead y podría decirse que funcionó.

Las series y el miedo. 

Esto no son los 90 y Friends ha quedado como un sueño en colores que retrata un mundo anacrónico, tan lejano como las comedias de Doris Day y Rock Hudson.

El futuro es terror en Black Mirror y en El cuento de la criada y en muchos capítulos de la nueva The Twilight Zone (vean, por favor, esa espléndida parábola feminista que es Not All Men -capítulo 7-) e, incluso, en The Good Fight porque resulta distópico ese Chicago eternamente lluvioso cuyos sótanos albergan focos de resistencia y espionaje en demencial pulso.

Y está el apocalipsis en The Rain y estuvo en Z Nation.

z-nation

Y Westworld también dibuja un futuro sombrío y las dudas sobre la inteligencia artificial.

¿Dónde queda la esperanza? ¿Dónde está el relato que incluya la posibilidad de un futuro mejor?

Vivimos días de pesimismo.

Violencia y lucha sin tregua por el poder en Juego de tronos y la imposibilidad de hallar un personaje verdaderamente íntegro. Hasta superhéroes y superheroínas se deprimen y perecen y resucitan pero sólo en parte.

El caso es que ver series ya no es reir aunque siempre existe la posibilidad de evadirte mediante la ingesta de Velvet Colección, Las chicas del cable o Altamar pero estábamos hablando de series con verdaderas aspiraciones artísticas, háganme el favor.

Y el mundo es como es y los monstruos han tomado el poder (de Trump a Salvini pasando por Viktor Orbán) así que no es de extrañar que soñemos en nuestra ficción con futuros horrendos.

DANIEL SERRANO

ADEMÁS: Las 10 peores series USA

Ver resumen Ocultar resumen

La fiebre del cambio de hombre a mujer o de mujer a hombre o cómo se quiera continúa por obra y gracia de FaceApp, esa aplicación que nos hizo vernos en la senectud y ahora da la vuelta a nuestra apariencia de nuevo. Y Star Trek ha entrado en juego. Lo cual siempre resulta gratificante.

Ha sido William Shatner, el celebérrimo capitán Kirk, quien ha jugado.

¿Y si se hubiera tratado de una capitana?

Pues así hubiera lucido.

Ale hop.

Ver resumen Ocultar resumen

Vale, muy bien, vivimos la Edad de Oro de las series y bla bla bla pero la televisión no se inventó con Los Soprano y The Wire. Ni siquiera con Juego de tronos.

Hubo vida antes de todo eso y hubo series, queridos millennials, que mantenían a vuestros abuelos, padres y tíos mayores pegados al televisor semana tras semana.

Ver resumen Ocultar resumen

El lado oscuro de la política. Ese es el territorio en el que se desarrolla Baron Noir. Una ficción televisiva francesa estrenada en Canal + allá por 2016 y que ha vuelto a la actualidad porque Pablo Iglesias la recomienda vivamente. La descubrió, según ha revelado el propio vicepresidente, gracias a Pedro Sánchez.

Páginas