Las inmensas cifras de beneficios y clientes de Netflix

Con el streaming a punto de entrar en territorio de competencia real con la irrupción de Disney, por el momento Netflix se mantiene en el liderazgo planetario y sus cifras (hechas públicas este 22 de enero) son mareantes. Hablamos de más de 167 millones de usuarios, según informa The Wall Street Journal. Eso se traduce en 1.900 millones de dólares de beneficios netos, informa en España el diario Expansión.

La letra pequeña, sin embargo, tiene alguna (leve) mala noticia para Netflix: su crecimiento en Estados Unidos se ralentiza (apenas suma 420.000 nuevos suscriptores). Sin embargo, en el resto del planeta ha sumado 8'3 millones de clientes. Así que arranca 2020 con casi 9 millones de nuevos suscriptores.

Cifras inmensas aunque no lo suficiente para Wall Street, que ha detectado en esa levísima ralentización de la demanda en Estados Unidos un síntoma de debiidad: Netflix bajó en Bolsa, según hizo públicos sus resultados, un 1'4%

Pero tampoco pasa nada: de momento, Netflix tiene un valor en Bolsa de unos 150.000 millones de euros.

El capitalismo tiene algo de locura colectiva en lo que a inversiones se refiere.

Sobre todo en tiempos de categorías globales.

Y el caso de Netflxi es un caso de éxito basado en una inversión monstruosa: la revista Variety llegó a publicar que la compañía tiene unos 12.000 millones de euros. Producir y comprar contenidos es caro. Otra cosa es que, al final, merezca la pena. Pero esa deuda resulta un lastre que puede resentir a Netflix a medio plazo.

Sea como sea, Netflix sigue estando muy lejos del resto de operadoras de contenidos en la pelea del streaming. Claro que Disney está despegando con su proyecto y puede ser un duro adversario.

Netflix espera continuar creciendo en clientes durante este primer trimestre de 2020 y alcanzar un beneficio de casi 800 millones de dólares.

ADEMÁS: Netflix reabre una mítica sala de cine de Nueva York

Carrie Bradshaw Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Convertida en icono de estilo, usa de Manolo Blahnik y estrella de la serie de los 90 que aún sigue siendo referencia para muchas mujeres, Sarah Jessica Parker llega a los 55 convertida en una influencer de moda y televisión.

La protagonista de 'Sexo en Nueva York' trabajó como actriz desde niña y conquistó a los espectadores a finales de los 90 dando vida al personaje de Carrie Bradshaw. Apesar de haber trabajado en otras series y películas, principalmente es conocida por este papel, que le ha llevado a ser una de las celebrities de Hollywood.

Páginas