Las estatuas preferidas de Iker Jiménez

A la espera de regresar a la televisión, que es lo que Iker Jiménez anhela, se entretiene el piloto principal de la Nave del Misterio en diversos asuntos: espacios y cursos on line, oponerse a las teorías conspiranoicas de Miguel Bosé (quién lo hubiera dicho) y hacer una lista de estatuas que, la verdad, nos ha parecido interesante.

Porque no todas las esculturas expuestas en lugares públicos tienen que ser horrorosas, aunque las actuales autoridades municipales y autonómicas se empeñen en ello colocando espantosos artefactos en las rotondas de España.

Iker Jiménez propone un recorrido por esculturas que algo tienen que ver con su universo heróico, fantástico y misterioso.

Algunas de ellas son, de verdad, interesantes.

Arrancamos la ruta.

Totalmente de acuerdo, hay algo maravillosamente diabólico en ese casco de Pizarro, como si fuera un íncubo salido del Averno.

Continuamos. 

Vale.

Esta también mola. Y de Burgos a Mérida.

Pues también nos vale, sobre todo por su halo misterioso de vestigio antiquísimo.

Viramos fuertemente y...

Eh... bueno... la verdad es que el Cristo palentino que vigilia los dominios cerealísticos en torno a la vieja ciudad castellana es de esas esculturas que dan la vuelta, que está al límite de lo horrendo pero, caramba, tiene un punto. Se erigió en 1931 y ahí sigue.

Y de Palencia a Cantabria.

Hombre, Iker, por el personaje podríamos dar un SÍ pero la calidad artística de esta escultura es francamente discutible.

Pasemos al siguiente hito escultórico.

Esta sí que es bonita, en serio, tiene algo mágico.

Iremos a verla.

No podía faltar, claro.

El demonio a punto de iniciar su carrera satánica.

En el madrileño parque de El Retiro.

No sabemos.

No contestamos.

Para quienes hicieron la E.G.B. y hoy peinan canas esta es su estatua favorita.

Y para fans de anime.

Y para quienes quieran alucinar, así, en general.

Chimpún.

Pues excelente recorrido, según nos parece.

Dicho sea sin un ápice de ironía.

Cuando hay que dar la razón a Iker Jiménez se le da.

ADEMÁS: Tartas, estatuas de cera y cuadros: los peores homenajes fallidos

 

Ver resumen Ocultar resumen

Qué mala fama tiene la farándula. Piensa la gente que actrices y actores son personas siempre de hábitos tóxicos, que se acuestan a las tantas y están de farra casi permanente. Como si no hubiera actores y actrices que madrugasen. El caso es que Víctor Clavijo ha ilustrado con una breve anécdota cómo imagina el personal a quienes componen el mundo del espectáculo. Con sus droguitas y demás.

Resulta que Víctor Clavijo fue a hacerse una PCR porque así se le exige para trabajar con seguridad como actor.

Y esto es lo que pasó.

Atención.

Ver resumen Ocultar resumen

Ya no sabemos que es realidad y que es fake, admitámoslo, y con Enrique Ponce (torero que ha cobrado protagonismo este verano debido a causas sentimentales o así) ya resulta imposible discernir hasta dónde llega la parodia y hasta dónde el personaje de carne y hueso. Se ha vuelto un influencer y te lo puedes encontrar en Tik Tok bailando como Michael Jackson. Mejor eso que hacer daño a un animal hasta su fenecimiento (opinamos por aquí).

Sea como fuere.

Ver resumen Ocultar resumen

Es verano y, aunque la pandemia arrecia sin que podamos frenarla, resulta inevitable caer en cierta despreocupación y beber horchata a la sombra y hacer chistes tontos pero que nos hacen sonreir como si el mundo fuese un lugar perfecto. Por ello queríamos resaltar la chanza de Bob Bop a cuenta del nombre de Macarena Olona, diputada de Vox que suele tender a la agresividad y la vociferación.

Se trata de una broma sin ánimo de hacer daño.

Una cosa veraniega y divertida, tontorrona pero (a la vez y valga la paradoja) ingeniosa.

¿Por qué no?

Páginas