La pregunta de Bob Pop cuya respuesta es complicadísima

"Si odio el delito de odio, ¿estoy cometiendo delito de odio?"

Bob Pop ha dejado una nueva reflexión tuitera que a más de uno y de una le ha volado la cabeza. Y sólo hay que remitirse a las pruebas para comprobarlo. En este caso, la cantidad de respuestas que ha tenido su pregunta. 

Como suele pasar en Twitter, hay para todos los gustos. Desde los que se toman todo a chufla y responden con sorna pero sin gracia. Están quienes se vienen arriba, poseídos por el espíritu de Kant. Y, por último, están los que se indignan por la pregunta. Un clásico. 

Pero, ¿tiene respuesta la pregunta de Bob Pop? Tener tiene, el problema es que tiene tantas respuestas como personas la respondan. Las opiniones son como los traseros, cada cual tiene una, y cuando se trata de delito de odio, más todavía. Básicamente, porque lo que para uno es delito de de odio, para otro puede ser una broma costumbrista. 

ADEMÁS: El mejor gif de 2020 es de Bob Pop y se llama "marica brillosa"

"Cualquier infracción penal, incluyendo infracciones contra las personas o las propiedades, donde la víctima, el local o el objetivo de la infracción se elija por su, real o percibida, conexión, simpatía, filiación, apoyo o pertenencia a un grupo como los definidos en la parte B". Así define el Ministerio del Interior los delitos de odio. 

¿Y qué grupos definidos hay en la parte B? Grupos que abarcan desde "la raza real o perceptiva, el origen nacional o étnico, el lenguaje, el color, la religión, el sexo, la edad, la discapacidad intelectual o física, la orientación sexual u otro factor similar".

ADEMÁS: Bob Pop responde a Arturo Pérez-Reverte

Es decir, odiar el delito de odio, en el sentido estricto, no sería delito de odio. Es decir, se puede odiar el delito de odio sin miedo a ser detenido. 

Fotos: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

En la última nómina de la mayoría de los miembros del Congreso de los Diputados no se han descontado los pluses correspondientes a dietas y desplazamientos para cuando a estos políticos españoles "les toca comer fuera de casa o viajar a otros lugares por cuestiones laborales".

Páginas