Cómo un futbolista puede confundir una expresión latina con hablar catalán

Leo Baptistao, delantero del Espanyol, fue el hombre del partido en el encuentro que los periquitos ganaron al Levante. 

El ariete anotó el gol de la victoria local en el último minuto, por lo que las cámaras y los periodistas, corrieron a entrevistarle nada más terminar el encuentro. 

El brasileño, quien lleva más de 10 años en España, ha pasado por equipos tan dispares como Rayo Vallecano, Betis, Villarreal, Atlético de Madrid y Espanyol. Es decir, ha pasado por zonas donde acentos y expresiones son tan dispares como los colores de las camisetas de sus equipos. 

ADEMÁS: El secreto mejor guardado de la hija de Bertín Osborne

Quizás por eso, ofrezcamos el beneficio de la duda, el joven Leo Baptistao, tuvo un simpático lapsus a pie de campo, en plena entrevista. 

Un periodista de TV3 abordó al jugador de la forma habitual de muchos periodistas deportivos, con una pregunta sin pregunta. "Gol in extremis, Leo". Lo que hizo el ariete perico nadie lo esperaba. "No entidendo catalán", respondió con total naturalidad, esperando a la siguiente pregunta. 

ADEMÁS: Aprende a posar como Cristiano Ronaldo en 20 fotos (10 buenas y 10 malas)

¿Un genio del humor o un momento teniente? Y es que, entre el jaleo y el subidón por el gol, es posible que no escuchara bien la pregunta. Queremos pensar eso. 

ADEMÁS: El libro de Judith

Fotos: Twitter e Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Lo que dijo Cristina Almeida el pasad sábado en 'La Sexta Noche', no le va a gustar a Cayetana Álvarez de Toledo

Ni un pelo. 

La abogada, colaboradora habitual del programa político de fin de semana de laSexta, fue preguntada directamente por la figura de la portavoz del Grupo Parlamentario Popular. Y precisamente su cargo ha sido el que la ha dado a Cristina Almeida el pie para uno de los mejores motes políticos que se recuerdan: "la portacoz". 

Ver resumen Ocultar resumen

Un periodista no es el juez de la horca, creo yo, sino alguien que va a los sitios y cuenta a los demás lo que ve. Construye un relato lo más ecuánime posible incluso si se trata de la historia de un crimen. ¿Y si es el asesinato de un niño? ¿Cómo no desear lo peor a quien ha quebrado la vida de una criatura que tenía toda la vida por delante? Bueno, va en el sueldo del periodista eludir esa tendencia absolutamente humana a la venganza, y aportar honestidad y retratar sin maniqueismos incluso al criminal. ¿Es lo que hacen las televisiones? No exactamente.

Páginas