La idea era buena; la ejecución, discutible (los memes mal de 'GH VIP')

Este miércoles arranca una nueva edición de 'GH VIP'. La séptima

Y lo hace con dos certezas. La primera, una audiencia estratosférica. La segunda, millones de tuits en cada gala en directo. 

Quizás de esta segunda certeza ha surgido una de las ideas más locas y maravillosas que alguien ha tenido en torno a la casa de 'Gran Hermano': copiar e imitar los mejores GIFs con los concursantes de esta edición

La idea no sólo fue propuesta por alguien, sino que fue aceptada por otra persona con mando. El resultado es que a horas del estreno, tenemos a Dinio, Adara, El Cejas y compañía, metidos en la piel de los memes más famosos de Twitter. 

ADEMÁS: Todos los concursantes de 'GH VIP 7'

Y sí, la idea suena majestuosa pero la ejecución ha sido discutible

Es más, si el Súper y compañía piensan que los tuiteros los van a usar durante los tres meses que dura la edición, están en lo cierto, pero eso no quita para que ver a esa señora que dice ser Dinio imitando a Vincent Vega, sea digno de arrancarse los ojos. 

Por no hablar Anabel Pantoja sobreactuando para un GIF o Hugo Castejón pensando que, de verdad, es digno sucesor de Julio Iglesias. 

ADEMÁS: Descendiendo a los infiernos: GH VIP 7

Ahora, si ha merecido la pena este suplicio ha sido por ver a los dos únicos concursantes que han dado la cara en esta iniciativa loca: Alba Carillo y El Cejas. Ella, imitando a la niña que sonríe mientras su casa arde al fondo. El youtuber, metiéndose en la piel del niño ochentero que levanta el pulgar al ver su nuevo ordenador Amstrad CPC

Fotos: Zeppelin

Ver resumen Ocultar resumen

El pastizal ha sido desvelado por María Patiño en 'Sálvame'

Ver resumen Ocultar resumen

Decía Karina, con su famoso 'Baúl de los recuerdos', que cualquier tiempo pasado nos parece mejor. Uuuuhhh. Y razón no le faltaba, pero con matices. Sobre todo en lo que a televisión se refiere. 

Y nada como poner un ejemplo para reforzar esta afirmación. Un ejemplo para el que no hará falta echar la vista demasiado atrás. Tan sólo habrá que viajar a la primera décadas del siglo. Los añorados 2000. 

Páginas