La historia de Ibai Llanos y el Ferrari o la mejor comedia de 2019

Ibai Llanos, el periodista televisivo que ha hecho ce los eSports algo más que un juego de niños, se ha marcado una de la mejores comedias en lo que va de año

Y antes de que nadie pregunte, no, no se ha metido a dirigir películas, ni cortos. Le ha bastado un tuit para contar una historia con presentación, nudo y desenlace final con girito 

Una historia en la que él mismo es el protagonista junto a un flamante Ferrari. 280 caracteres le han bastado para pasarse Twitter, aunque no tanto como cuando humilló a Iker Casillas, acumulando más likes que el portero del Oporto en una foto. 

"Esta es la típica foto donde un youtuber os presenta su nuevo coche de lujo, pero este Ferrari es alquilado y no lo he alquilado yo". El giro inesperado llega a mitad de la historia, pero el desenlace, mola más todavía. 

ADEMÁS: Así es el Bugatti 'La Voiture Noire', el coche más caro del mundo

"Venía de comerme un durum de un sitio ahí en la esquina, que están cojonudos. Por cierto, yo no tengo ni carnet, qué cojones voy a tener un Ferrari". Y así, amigos, es como uno se pasa Twitter. 

Ahora, lo que sí es indignante es que no de la direccion del sitio de los durum. No es fácil encontrar durum de calidad. 

Ni que decir tiene que la foto se ha viralizado. Me gustas, retuits y, sobre todo, respuestas igual de chanantes que la historia. 

ADEMÁS: 50 coches de famosos: cuáles tienen y cuánto cuestan

Ibai Llanos, siempre en nuestro equipo. El equipo Ferrari no, el equipo durum. 

Foto: Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Ni te imaginas qué es lo que hizo la actriz en el último concierto de U2 en Barcelona.

Ver resumen Ocultar resumen

Fue sólo hace unos días cuando vimos que Vin Diesel ha descuidado su hábito de ir al gimnasio o ha aumentado el de comer aquello que le estaba prohibido; y ahora nos encontramos con un vídeo de gimnasio de otro de los grandes musculados de la tele. 

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Ser una celebridad, famoso en medio mundo y parte del otro suele ser sinónimo de tener abierta las puertas de muchos lugares, que son o inaccesible o de complicado acceso para cualquier mortal. Así, ser una estrella permite la oportunidad de conocer lugares paradisiacos, recónditos, de esos que enamoran a cualquiera

Páginas