La historia de Ibai Llanos y el Ferrari o la mejor comedia de 2019

Ibai Llanos, el periodista televisivo que ha hecho ce los eSports algo más que un juego de niños, se ha marcado una de la mejores comedias en lo que va de año

Y antes de que nadie pregunte, no, no se ha metido a dirigir películas, ni cortos. Le ha bastado un tuit para contar una historia con presentación, nudo y desenlace final con girito 

Una historia en la que él mismo es el protagonista junto a un flamante Ferrari. 280 caracteres le han bastado para pasarse Twitter, aunque no tanto como cuando humilló a Iker Casillas, acumulando más likes que el portero del Oporto en una foto. 

"Esta es la típica foto donde un youtuber os presenta su nuevo coche de lujo, pero este Ferrari es alquilado y no lo he alquilado yo". El giro inesperado llega a mitad de la historia, pero el desenlace, mola más todavía. 

ADEMÁS: Así es el Bugatti 'La Voiture Noire', el coche más caro del mundo

"Venía de comerme un durum de un sitio ahí en la esquina, que están cojonudos. Por cierto, yo no tengo ni carnet, qué cojones voy a tener un Ferrari". Y así, amigos, es como uno se pasa Twitter. 

Ahora, lo que sí es indignante es que no de la direccion del sitio de los durum. No es fácil encontrar durum de calidad. 

Ni que decir tiene que la foto se ha viralizado. Me gustas, retuits y, sobre todo, respuestas igual de chanantes que la historia. 

ADEMÁS: 50 coches de famosos: cuáles tienen y cuánto cuestan

Ibai Llanos, siempre en nuestro equipo. El equipo Ferrari no, el equipo durum. 

Foto: Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Ronda de llamadas entre Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Pablo Casado para intentar una solución in extremis y evitar la repetición de elecciones y hay a quien todo esto le recuerda al mítico sketch de Millán Salcedo y su "digamelón".

He aquí un tuit del televisivo politólogo Pablo Simón que, sacando a pasear su lado más gamberro, ilustraba así el intercambio de llamadas entre los cuatro líderes políticos españoles.

"Última ronda de llamadas. Dramatización".

Páginas