La conversación más facha que ha habido en 'First Dates'

Dicen que los polos apuestos se atraen y que los similares se repelen pero, ¿qué pasa cuando estos dos polos son más de derechas que el grifo del agua fría

Ha sido 'First Dates' quien ha podido responder a esta pregunta, gracias a José Luis y Sonia, una pareja de comensales que dejan a Santiago Abascal por un jovencito moderado con tendencia a comunista. 

José Luis, 54 años, es un guardia civil retirado que ha presumido de tener "al General Franco presidiendo mi mesa". El comensal llegó diciendo que "España es mi madre, mi alma y mi familia". No sólo eso, José Luis llevó una taza de regalo a su cita con el emblema de la Guardia Civil y el lema 'Arriba España'

El bueno de José Luis buscaba una mujer "elegante y educada". Y ahí apareció Sonia, 50 años, asesora comercial y "de derechas de toda la vida". ¿Hasta qué punto? Hasta el punto de tatuarse la bandera de España en el tobillo. Además, a Sonia le gustan "los toros, el fútbol, las motos... todo lo que le gusta a los hombres excepto las mujeres". 

ADEMÁS: ¿Cuántos años tienen las gemelas de 'First Dates'?

Todo parecía indicar a que la pareja acabaría bien avenida, feliz, casada y formando una familia como Dios manda. Nada más lejos de la realidad. 

La cita ha sido un desastre desde el primer momento. En concreto, cuando José Luis le dijo a Sonia que tenía voz de fumadora. "Lo he notado en cuanto te he escuchado. Las mujeres que fumáis tenéis la voz más ronca". Sin duda, un comentario tan elegante como la mujer que buscaba. 

Obviamente, a Sonia no le sentó bien y aseguró que nadie iba a cambiar sus hábitos a estas alturas. Tampoco le gustó que José Luis defendiera el reparto de tareas en el hogar. Curiosamente, Sonia defendía que eso era labor de la mujer. 

ADEMÁS: Oído en 'First Dates': "Las gordas me gustan... de lejos"

No fue el único ataque que hizo a su género. "Las mujeres se aprovechan mucho de los hombres cunado se separan. No son machista, ni feminista, defiendo la igualdad"

Al final, ambos comensales coincidían en no querer volver a verse. Es decir, José Luis y Sonia se fueron como vinieron, cada uno por su lado. El derecho. 

Fotos: Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

Los sentimientos han aflorado casi como si ya fuera primavera en el plató de Mujeres y Hombres y Viceversa. Una cita, que iba a dar mucho que hablar, quedaba pendiente de ser comentada. Y sí que iba a tener cosas que contar. El encuentro entre Steisy y su principal favorito, Dosel iba a traer cola.

Ver resumen Ocultar resumen

El día ha estado marcado por los besos y los ránkings en Mujeres y Hombres y Viceversa. Steisy, que está acostumbrado a besar cuando a ella le apetece, y muy bien que hace la tronista, se ha encontrado ya con reclamaciones de sus pretendientes.  En la última cita con el recién llegado Christian, también ha compartido besos, y Dosel que necesita saber que esos besos significan algo, pidió que la tronista desvelara sus preferencias.

Ver resumen Ocultar resumen

En el último programa de Mujeres y Hombre y Viceversa estalló el bombazo con el regreso de Anaís, la pretendiente de Iván que había abandonado el programa un tiempo atrás. Laura echó a correr, tiró las plumas que llevaba en la cabeza y gritó que se marchaba. Iván no podía permitir que su actual gran favorita se marchara de esa forma. Corrió tras ella y ahí se quedó el espectador. Sin saber si Laura se fue, como diría Nek, o volvió a ser parte de la vida del tronista canario.

Páginas