La batalla dialéctica definitiva: Ana Obregón contra Javier Cárdenas

Puede que nos encontremos con el duelo definitivo; la pugna entre dos animales televisivos que aman atraer los focos de las cámaras y los titulares de los medios. Una pugna dialética que haría temblar a los clásicos griegos. 

Se trata del enfrentamiento entre Javier Cárdenas y Ana Obregón. El motivo no ha sido una opinión diferente sobre la actualidad política, ni tampoco sobre el futuro de la televisión pública. 

La disputa entre ambos es una cuestión de título, de título de biología para ser más exactos. El presentador de Hora Punta hablando en su programa de Televisión Española se refirió a Ana Obregón y a sus estudios como bióloga, de los que llegó a dudar que haya finalizado.

ADEMÁS: La monumental rajada de Cárdenas contra Buenafuente 

En concreto, el popular presentador aseguró que: "Ana estudió Biología, lo que no quiere decir que sea bióloga. Juraría que no terminó la carrera. Si es así, pido disculpas”. Podría haber concluido ahí el asunto, pero en época de redes sociales todo se propaga. 

Un tuitero hizo llegar las palabras de Cárdenas a Ana Obregón, que optó por entrar al trapo y por pasar al ataque. La actriz y presentadora cogió el móvil y apuntó hacia Cárdenas, del que dijo que: "Más que retrasado, está mal informado si es verdad que lo ha dicho. Por eso el programa no tiene audiencia", concluyó Ana.

Un último ataque, el de la audiencia, que a buen seguro ha hecho mucho daño a Cárdenas, que vive obsesionado con ella y mostrando día a día las comparaciones con otros formatos de la competencia. 

La presentadora no quiso terminar ahí y amplió su respuesta. Esta vez iba a citar a la cuenta del programa de TVE y les adjuntaba una fotografía de su título de bióloga expedido en el año 1990. 

ADEMÁS: El mal trago de Ana Obregón en Trabajo Temporal 

Cárdenas no ha tardado mucho en responder. Lo ha hecho en declaraciones a Look donde no deja de mostrar su asombro: "Me parece ridículo ese arrebato, cuando dije que si me equivocaba pedía perdón. No comprendo el complejo que tiene esta mujer con lo de bióloga, no he visto a nadie que lo repita tanto en su vida". 

ADEMÁS: TVE renueva el programa de Cárdenas pese a estar por debajo de media de cadena 

Para después añadir que: "La que tendría que estar mejor informada es ella. Tenemos dos millones de espectadores de media y hay días en que superamos a ‘First Dates’, ‘El intermedio’ y ‘La Voz kids’ en momentos coincidentes. Entonces, ¿quién está peor informada?". Tras ello volvió a presumir de audiencia y de vencer a formatos que tienen mucho más presupuesto.

Después Twitter ha sido el escenario de una batalla donde ha habido reproches desde la cuenta del programa de TVE a la presentadora. Ella, por su parte no se ha callado y ha decidido responder. Pinta a que habrá más y más capítulos. 

Fotos: Cordon Press, TVE 

 

 

Ver resumen Ocultar resumen

Marcos de Quinto (Ciudadanos) se ha convertido en protagonista de las últimas jornadas por sus insultantes manifestaciones contra la inmigración a través de Twitter y sus últimas palabras han encontrado la respuesta perfecta en un tuit de Quique Peinado.

Ver resumen Ocultar resumen

Las cosas de Twitter. Semejanzas físicas. Políticos de vacaciones. El verano pasado fue Albert Rivera quien se dejó una barba vacacional leve pero rotunda. Este 2019 ha sido Pablo Casado quien ha decidido descansar de la cuchilla y abandonarse al modo salvaje. Y ha habido quien le ha sacado un parecido razonable.

A ver si lo adivinan.

Pablo Casado con barba se parece a Maluma.

Eso, al menos, opina el tuitero Malacara, experto en caústicas ironías con acento propio.

Ver resumen Ocultar resumen

Ya lo decía Bertín Osborne en una entrevista con Julia Otero en 1988 que de feminismo nada porque "España es un país desarrollado". Que eso de luchar por la igualdad, incluso entonces, no tenía sentido y que, además, "las machistas sois vosotras", decía refiriéndose a las mujeres.

"Cualquiera os quita vuestros privilegios", argumentaba el de Buenas noches, señora, y que "bastante" tenía él con aguantar que, de vez en cuando, "alguna me diga esa tontería".

Páginas