Juan Camus ahora es diseñador pero su primera colección tiene truco (y muy cutre)

Game over, Leonardo da Vinci. Juan Camus ha irrumpido en el siglo XXI, decidido a convertirse en el hombre más versátil y completo de la historia. 

El ex triunfito quien, como vimos en El Reencuentro, no ha aprendido a cantar, después de 17 años, es ahora un 'empresario de éxito'. O eso dice. Con sede en Londres, Juan Camus tiene un negocio online de venta de corbatas, velas y calcetines. Además, en su tiempo libre se dedica a crear hashtags en Instagram y a bloquear a gente en Twitter. 

Pues bien, no sabemos de dónde, pero Juan Camus ha sacado tiempo... ¡para el diseño de ropa femenina! Tiembla Valentino, aquí llega Juan Camus. 

Sí, el ex triunfito ha anunciado a bombo y platillo a todos sus fans (a los dos), que en su web ya está disponible su primera colección cápsula de vestidos: The Dress Collection. Juan Camus, como diseñador top que es, ha decidido llamar La Colección de Vestidos a su colección de vestidos, porque es en este momento cuando la moda comienza de verdad


ADEMÁS: Recordando canciones de Juan Camus y otros triunfitos a los que perdiste la pista

Eso sí, dentro de The Dress Collection, cada vestido tiene su propio nombre. Como era de esperar, Juan Camus ha tirado de la elegancia que siempre le ha definido. Versalles, Reinas de Corazones o Saint Tropez, son algunos de los nombres elegidos para sus diseños. Matalascañas, Alpedrete y Sota de Bastos no quedaban tan cool en su site: Camuslondon

Pero claro, ahora es cuando nos encontramos con un gran problema. El que relativiza todo lo que una persona dice. Nos explicamos. Que Juan Camus diga que es diseñador, no significa que sea diseñador. De hecho, por mucho que diga que es cantante, ya hemos visto que es cantante. Incluso lo de Londres no queda demasiado claro. Pero bueno, no seremos nosotros quienes dudemos del Da Vinci 2.0.

Eso sí, al menos vamos a mencionar lo que nos ha parecido su colección de vestidos, tras analizarla con los ojos de críticos de moda que la genética nos ha dado. Ojos que nos han llevado a hacernos una pregunta: ¿Qué demonios es esto? Si has visto Zoolander, recordarás la escena del calendario de Derek Zoolander en el que, con la misma cara, sólo cambia el color de la camisa. 

Pues aquí pasa lo mismo. 

hemos-cambiado-el-color-del-vestido-y-tirado-para-adelante-con-un-par

​ADEMÁS: ¿Cuánto costó 'Operación Triunfo 1' y cuánto cobró cada triunfito?

A ver, Juan Camus, tenemos la misma foto, el mismo vestido y un cambio de colores hecho por alguien que está en 1º de Photoshop. Y es que, seamos serios, este catálogo es muy, muy, pero que muy cutre. Sin ir más lejos, el brazo izquierdo de la modelo, se ve que está editado, seguramente sin querer. 

Pero si nos centramos en el tono de los diseños, se ve que el proceso ha sido: clic derecho + cambiar color + subir a la web a ver cuántos pican. En total, 14 diseños que, seguramente coincidan con las opciones cromáticas que le daba a Juan Camus la versión gratuita de Photoshop que caducará en 30 días

¿Y los precios? Pues muy buenos, teniendo en cuenta que hablamos de 'alta costura' 'altísima costura'. Cada vestido cuesta 39,10 libras. Al cambio, en torno a 45 euros. ¿Caro? Depende. Viendo el panorama, aventuramos que cada pieza le vale al diseñador en torno a un euro. Ahora, es un Camus London y pagas la marca


​ADEMÁS: No eres nadie si no te ha bloqueado Juan Camus

Ahora sólo queda esperar, para ver cuando puede presentar sus diseños 2.0 en Milán, París, Madrid o Nueva York. Lo que le pille mejor de agenda. No sólo eso, una vez triunfe en el mundo de la moda, veremos cuál es su siguiente aventura. Tesla, Zuckerberg, Tim Cook y Donald Trump ya están pendientes, por si les desbanca

Fotos: Camus London e Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

El pastizal ha sido desvelado por María Patiño en 'Sálvame'

Ver resumen Ocultar resumen

Decía Karina, con su famoso 'Baúl de los recuerdos', que cualquier tiempo pasado nos parece mejor. Uuuuhhh. Y razón no le faltaba, pero con matices. Sobre todo en lo que a televisión se refiere. 

Y nada como poner un ejemplo para reforzar esta afirmación. Un ejemplo para el que no hará falta echar la vista demasiado atrás. Tan sólo habrá que viajar a la primera décadas del siglo. Los añorados 2000. 

Páginas