José Manuel Soto recuerda un franquismo en el que los niños eran felices (y le llueven las críticas)

No es sospechoso José Manuel Soto de ser una persona progresista. Todo lo contrario, él es de tradiciones (véase aquí su aguerrida defensa de la tauromaquia) y de añorar tiempos pasados (quizás por ello pensar en él es pensar en los temas Déjate querer o Por ella, con los que triunfó a finales de los ochenta y principios de los noventa).

Y si recientemente levantaba ampollas con el videoclip de su último ¿éxito?, Soy español (una especie de orgía españolista bañada de vino y jamón serrano), ahora ha vuelto a liarla mostrando su visión del franquismo, una época en la que, en sus palabras, España era un país sencillo y feliz. Y llega justo en mitad del debate sobre la exhumación propuesta por el PSOE de los restos de Franco del Valle de los Caídos. Muy oportuno. Pero lean ustedes mismos:

En mitad de su alegato, José Manuel Soto llega a plantearse incluso si la llegada de la democracia supuso la llegada de la felicidad.

Las respuestas a tan sincera y polémica declaración no tardaban en llegar, generando un hilo en el que, como era de esperar, la tónica general es la incredibilidad de los tuiteros.

José Manuel Soto ha vuelto a darle a sus haters otro domingo de gloria.

ADEMÁS: El tuit de José Manuel Soto sobre el Aquarius que (tal vez) no te esperabas

Fotos: Gtres y Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Para quienes desconozcan la realidad del show business estadounidense digamos que Chris Rock no es sólo un actor gracioso de comedias tirando pésimas sino un monologuista brillante mucho antes de eso. Y estos días se ha hablado mucho del salario mínimo ya que ha irrumpido la buena noticia de una subida interesante.

El caso es que en Twitter se ha recuperado una frase de Chris Rock sobre el salario mínimo. Y la frase mola.

Resulta certera, cruel y con esa comicidad inteligente de la buena stand up comedy.

Ver resumen Ocultar resumen

Dice el refrán que más vale caer en gracia que ser gracioso

Pues bien, Manuel Cerdán ni es gracioso ni ha caído en gracia. Al menos, en su intervención como tertuliano en 'Ya Es Mediodía' (Cuatro), donde ha dejado el comentario más desafortunado del año. 

Páginas