Jennifer Aniston y Brad Pitt, juntos de nuevo en los Globos de Oro

Ha dado igual quien haya ganado. Ni el Joker, ni Scarlett Johansson, ni Ana de Armas, ni Ricky Gervais. En la 77ª edición de los globos de Oro ha habido dos absolutos protagonistas: Jennifer Aniston y Brad Pitt

La que fuera pareja más guapa de Hollywood hace ya 20 años, ha vuelto a coincidir en una alfombra roja, 14 años después de su sonado matrimonio. 

Jennifer Aniston, a punto de cumplir 51 años; Brad Pitt, con 56 recién cumplidos. Y ambos, espectacularmente guapos

La mítica Rachel Green, de hecho, ha sido una de las mejor vestidas de la noche, con un espectacular vestido alta costura de Dior que le quedaba perfecto. Pero esto también ha pasado a un segundo plano. 

ADEMÁS: Brad Pitt pide un papel en una de las series del momento

Incluso las nominaciones de ambos intérpretes, ella como Mejor Actriz en Serie de Drama por 'The Morning Show' y él, como Mejor Actor de Reparto por 'Once Upon a Time in Hollywood' (con galardón incluido) han quedado en un segundo plano. 

Básicamente, Hollywood quiere volver a ver juntos a Jennifer Aniston y Brad Pitt. De momento, la pareja ha recuperado su amistad y, hace pocas semanas, el actor estuvo en la fiesta de Navidad de la actriz en Bel-Air. 

Ahora ha sido la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood la que les ha situado en mesas casi seguidas para forzar un encuentro que, si ha existido, no ha sido captado por las cámaras. 

ADEMÁS: Jennifer Aniston inaugura su Instagram... ¡con todo el reparto de 'Friends'!

Ahora, esto no ha impedido que Brad Pitt y Jennifer Aniston hayan sido tendencia en Twitter mundial durante toda la gala. ¿Qué decía el mundo sobre la ex pareja? Pues que deben volver, que están guapísimos y, sobre todo, que se den un beso en cámara delante de todo el mundo. 

De momento, sólo han cumplido con lo de estar guapísimos que no es poco. Las otras dos peticiones tendrán que esperar. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Se han recrudecido las caceroladas en la calle Núñez de Balboa, sita en el madrileño barrio de Salamanca y epicentro cosmológico para una burguesía que Manuel Longares en su magnífica novela Romanticismo calificaba de "improductiva". Burguesía improductiva quizás pero con ganas de montar bronca debido a que un virus ha matado a muchos españoles y resulta que la culpa es de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. El razonamiento puede que parezca de lo más churrigueresco pero si preguntan a su cuñado (o a Pablo Motos) seguro que se lo explica bien.

Ver resumen Ocultar resumen

Segundas partes nunca fueron buenas, dicen (ahí está la trilogía de El Padrino para desmentirlo), pero enmendar la plana al mismísimo George Orwell resulta de una osadía que sólo Hollywood puede exhibir. Qué caramba.

Páginas