Interesante debate interpretativo: ¿sólo se aplica 'el método' para hacer de sociópata?

Joaquin Phoenix se ha llevado el Oscar por 'Joker'. 

Según los expertos, su actuación en la cinta de Todd Phillips ha sido una de las mejores de la historia y así ha sido rubricada por la estatuilla a Mejor Actor, casi por aplastamiento. 

Echando la vista atrás, parece que el esfuerzo del actor para preparar su papel, le ha llevado a lo más alto. Un esfuerzo que ha implicado perder 23 kilos en 4 meses, distanciarse de familia y amigos, desarrollar insomnio y recopilar noticias de psicópatas. 

La pregunta que mucha gente se hace es sencilla: ¿es realmente necesario todo esto para llegar al Joker de Joaquin Phoenix? Todo el mundo coincide en que es un actor superlativo, que lleva años demostrándolo y que el Oscar se veía venir. ¿Lo habría logrado sin el sacrificio antes mencionado? 

ADEMÁS: Qué mala es la envidia: Jared Leto intentó boicotear a 'Joker'

Según Piña McPíñez, sí. "Ninguna de esas polladas es necesaria. Que el tío lo hace muy bien pero 'el método' es una mierda, que no os engañen", asegura en Twitter. Una afirmación que refuerza con más argumentos. 

"Sólo hacen el método cuando tienen que hacer de gilipollas sociópatas. Nunca verás a nadie hacer el método para ser un padre ejemplar o buena persona. Sólo vale para dar por culo al resto de actores. Es que tú imagina un set de 400 personas y un tontodelculo por ahí dando cabriolas y gritando"

Además, suma una petición para dejar de valorar interpretaciones por el peso que se gana o se pierde. 

ADEMÁS: Oscar 2020: Gloria para 'Parásitos' y dolor para 'Castilian'

Obviamente, el asunto ha abierto un debate interesante que ha tenido a la figura del Joker como elemento central. Por un lado, Heath Ledger y Joaquin Phoenix, aplicaron el método y eleevsron la profesión de actor llevándola a cotas casi desconocida. 

Por otro lado, Jared Leto aplicó el método para ser el Joker y acabó despedido del universo DC, repudiado como Joker y rechazado por los fans de 'Escuadrón Suicida'. Es decir, más allá de los beneficios y las desventajas de 'El Método', está claro que no a todo el mundo le funciona por igual. 

Fotos: iMDb

Ver resumen Ocultar resumen

Ahora que el modelo económico basado en el turismo de masas ha entrado en crisis como modelo debido a la infausta pandemia resulta conveniente recordar cómo dicho fenómeno fue glorificado por el franquismo. Allí empezó todo. Evidentemente, el contexto era muy distinto al actual y la población no percibía como molesta la llegada de extranjeros pero ahí ha quedado la propaganda que se coló en muchísimos títulos de los que rescata, a veces, Cine de barrio en TVE.

Ver resumen Ocultar resumen

El éxito en taquilla de Padre no hay más que uno 2, la última película de Santiago Segura, ha movido a la derecha tuitera a la celebración y exaltación del director y actor que fuera Torrente pero añadiendo todo tipo de ataques a la farándula roja, subvencionada y obsesionada con la Guerra Civil que son el resto de gente del cine español.

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho antes de Tesis, REC y Verónica hubo otro cine de terror español que resultaba enormemente rentable en taquilla y atraía a estrellas de Hollywood a rodajes mesetarios que lo mismo se hacían en Chinchón que en los merenderos del río Alberche o la sierra de Guadarrama.

Hablamos del cine de terror que en los 70 hicieron en España pioneros como Paul Naschy, Narciso Ibáñez Serrador, Jorge Grau, Amando de Ossorio, Carlos Aured...

Ah, qué tiempos aquellos.

Veamos.

Páginas