Iker Jiménez rompe con la conspiranoia pero argumenta: "No soy judío"

Cual Saulo caído del caballo (Hechos de los Apóstoles, 9, 1-18) ha visto la luz Iker Jiménez y, pese a haber dado voz en su espacio de YouTube a numerosos partidarios de la conspiranoia y negacionistas del Covid, ahora asegura que entiende la gravedad de la pandemia. Lo ha hecho en un hilo que, sin embargo, ha generado nueva controversia.

Porque entre los argumentos que emplea para defender su solvencia intelectual y periodística hay frases como "no soy un traidor, no estoy a favor de Soros" o "no soy judío, no soy masón".

Que tampoco pasaría nada si fuera judío, creemos, ¿o ser judío tiene algo intrínsecamente perverso?

En fin, mejor leer las explicaciones de Iker Jiménez y saque cada cual sus conclusiones.

Bien está que Iker Jiménez haya apostatado de la fe conspiranoica pero el problema en que su discurso está repleto de terminología muy afín a la extrema derecha y su negación de la condición de judío podría interpretarse como antisemita.

De momento, Iker Jiménez no tiene fecha de regreso a la televisión convencional y Cuarto mileno no entra en los planes de Mediaset para la próxima temporada (que sepamos) así que seguirá con La estirpe de los libres en YouTube.

A ver qué cuenta en las próximas entregas.

 ADEMÁS: El programa desaparecido de Iker Jiménez

Foto: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

¿Alguien se acuerda cuando Twitter era un sitio amable y divertido? No, ¿verdad?

Cuesta imaginar la red del pájaro azul sin su buena dosis de odio y asco diario, incluco más allá de los discursos políticos habituales. 

Esto viene al caso por un comentario que hizo Leticia Dolera que se ha convertido en una polémica inesperada

Páginas