Vacaciones en Chernóbil o cómo convertir la catástrofe en destino turístico

Tras el desastre de la central nuclear de Chernóbil el 26 de abril de 1986, decenas de miles de ciudadanos de las proximidades de la planta nuclear fueron evacuados. Pasados 33 años de la explosión, HBO ha lanzado la miniserie Chernobyl, calificada como la mejor serie de la historia por IMDB.

Y ya antes de que la serie triunfase, Chernóbil se había convertido en destino turístico. Como ha sucedido con los paisajes donde se rodó Juego de tronos, seguramente ahora Chernóbil se convierta en un lugar de peregrinación turística tan poblado como la plaza de San Marcos veneciana o la cima del Everest, que también está atestada.

Visitar ciudades radiactivas es para muchas y muchos la aventura que quedaba por descubrir. Y hacerse una foto y colgarla en Instagram resulta, claro, necesario en esa visita.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de @nz.nik el

Tras el estreno de la serie, la reserva de tours turísticos por la zona de exclusión ha aumentado un 40%. Y se espera que las visitas al área durante las vacaciones de verano aumenten. Así que la gente podrá acudir a contemplar el paisaje arrasado por un desastre nuclear y presumir en redes sociales e, incluso (véase el ejemplo bajo estas líneas), hacer el idiota en pleno escenario de la hecatombe.

Quienes desembolsan entre los 100 y los 400 euros que cuestan estas visitas guiadas no se marchan del lugar sin antes sacarse una foto para el recuerdo. Nadie viaja sin exhibirlo y mucho menos a un lugar así.

Estas imágenes han resultado obviamente polémicas: ¿puede frivolizarse con un suceso que costó vidas y sufrimiento a los habitantes de la zona de Ucrania en la que estaba la central nuclear?

Influencers en Chernóbil

Y para controversia la que han creado influencers (o aspirantes a ello) que visitaron Chernóbil y se hicieron las mismas fotos que si hubieran estado en la orilla del Sena. @nz.nik publicó el 6 de junio dos imágenes que fueron duramente criticadas por los medios internacionales. En ellas la joven, que acumula casi 18.000 seguidores en su perfil, posa semidesnuda con un traje antiradiación.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de @nz.nik el

La polémica en torno a su publicación no ha hecho que la influencer deje de compartir con sus seguidores el resto de fotografías tomadas en la sesión en Prypiat. En este caso, con una máscara antigás.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de @nz.nik el

Ante el debate abierto sobre sus fotografías en la ciudad abandonada de Prypiat, @nz.nik hizo un comunicado el 16 de junio en referencia a los comentarios que ha recibido de la prensa. "Por alguna razón, no habéis pensado que podría sacarme una foto en el baño de mi casa, ubicicándola en un lugar como Mónaco". Estas declaraciones fueron compartidas en el pie de foto de una imagen más de la influencer frente a un edificio abandonado con ubicación en Prypiat

@luisitocomunica, tampoco ha podido dejar de viajar a la zona de exclusión en Ucrania. 'Luis El Crack' ha compartido con sus más de once millones y medio de seguidores una serie de fotos con poses divertidas en Chernobyl, Prypiat y la planta nuclear. Qué risa.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Luis El Crack (@luisitocomunica) el

Todo es una broma para ciertos creadores de contenidos cuyo ecosistema es YouTube, Instagram, Twitter.

Tours TODO INCLUÍDO

Las agencias turísticas tienen diferentes ofertas para ir a Chernóbil. Algunas proveen dosímetros de radioactividad a los turistas, otras prometen una cena en la cantina de los trabajadores de la zona de exclusión. "¡Podrás ver y tocar el famoso botón AZ-5, que fue pulsado muy tarde por los operadores del Reactor 4!". Así dice la página web de la agencia Chernobylwel.come.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Kathi | Near & Far (@katharinasunk) el

Se incluye una noche en un hotel de Slavútich, ciudad construida para los ciudadanos evacuados de Prypiat. Los turistas pueden incluso hacerse con un recuerdo de su excursión al lugar abandonado en el puesto de souvenirs. Un tour en toda regla.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de CHERNOBYL INFOCENTER (@chernobyl_infocenter) el

La agencia turística SoloEast fue la primera en ofrecer un recorrido por la zona de exlcusión. Esto fue en 1999. Y aproximadamente dos décadas más tarde, Sergei Ivanchuk, director de la agencia de turismo SoloEast, escribe a The Washington Post con la intención de denunciar la deriva que está tomando la situación.

Son muchas las empresas que a día de hoy ofertan una visita por los espacios fantasmagóricos de este rincón de Ucrania. Estas establecen normas como no tocar los edificios o sentarse en el suelo. Y no se hacen responsables de las consecuencias que la visita pudiera tener en la salud de los visitantes. A los visitantes, desde luego, nada les atemoriza de la excursión. Entre otras cosas porque la radiactividad no se ve y en torno a Chernóbil todo parece apacible, sin riesgo.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Marcus Aurelius (@zipfeklatscha) el

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Konrad Skoczylas (@666desperados666) el

Mientras la Unión Soviética sólo admitió 31 muertes a raíz del desastre, la OMS cuenta más de 4.000. Greenpeace eleva la cifra a más de 200.000, teniendo en cuenta los efectos secundarios de los altos índices de radiactividad a la que se expusieron Ucrania y los países próximos. Aunque el nivel de radiación ha disminuido con los años, Chernóbil continúa contaminado. Nada de esto frena el interés de los turistas. Es precisamente lo que despierta su morbo por visitar la zona. 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de DG (@dougiegerhardt) el

Craig Mazin, productor de la serie Chernobyl, ha dado un toque de atención desde su cuenta de Twitter a todos los que están posando en los escenarios de la zona de exclusión. Pide que se respete el pasado del pueblo ucraniano. 

Pero los turistas no pueden resistirse a inmortalizar su paso por la zona. Y, por supuesto, a compartirlo en las redes sociales con sus seguidores.  Eso siempre.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Rakellevi (@nurse_seeks_world) el

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Lynette McInnes (@lynettemcinnes) el

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Milan Říský (@rizek2) el

Parece que el tono de concienciación adoptado por los creadores de la famosa serie de HBO no ha calado y la gente sigue yendo a Chernóbil a divertirse.

¿Qué pensarán de esto quienes hace más de 30 años abandonaban sus hogares para no volver? No sabemos si lo que resulta tan atractivo de Chernobyl nace la fascinación generada por uno de los mayores desastres nucleares, o por el deseo de hacer un viaje en el tiempo hacia la Unión Soviética. Sea como sea, parece que será necesario conciliar el respeto a las víctimas de la catástrofe de Chernobyl con la posibilidad de visitar uno de los lugares que marcaron la historia de Europa y del mundo. 

PAULA SALGADO

ADEMÁS: Chernobyl: realidad vs ficción (¿qué da más miedo?)

Fotos: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Desde su nacimiento en 1968 a su disolución definitiva en 2018

Ver resumen Ocultar resumen

Todo acercamiento a la historia de la llamada "conquista de América" por parte de España resulta hoy en día problemática. Y más cuando lo que se quiere es contar la historia de Hernán Cortes y, de paso, convertir dicho relato en un épico relato de aventuras. Porque esto es Hernán, la nueva serie ya disponible en Amazon Prime Video: potentes efectos especiales, tensión y grandes interpretaciones.

Páginas