¿Ha contado Quique Peinado el peor chiste de la historia?

Hay gente que sólo quiere ver el mundo arder y luego está Quique Peinado

El periodista, con más de 290.000 followes en Twitter, tiene una responsabilidad para con ellos. Una relación complicada pero asentada en la que uno ofrece tuits de todo tipo y el resto, opina sobre ellos con absoluta libertad. Pero siempre todo desde las mínimas bases del respeto. 

Pues bien, ese respeto lo ha perdido el propio Quique Peinado con uno de sus últimos tuits. 

ADEMÁS: La aclaración con pullita de Quequé a Girauta: "Es un chiste, Juan Carlos"

En concreto, con un chiste que ha compartido y que ha tenido consecuencias fatales entre algunos de sus followers. Desprendimientos de retina, sangrado de ojos, jaquecas intensas, taquicardias, incluso algún que otro ictus. 

¿Tan grave ha sido? 

Juzguen ustedes

"Si un amigo de Neymar se hiciera del partido conservador británico, podríamos decir que Toi es Tory". 

ADEMÁS: Cómo encajar un chiste a tu costa (por Fran Perea)

Quien no lo entienda, al menos sobrevivirá sin secuelas. Y es que, al igual que pasaba con el vídeo de Samara en 'The Ring', este tuit debería llevar una advertencia de que quien lo vea, sufrirá efectos secundarios irreversibles. Y no tardarán siete días, sino 7 segundos en manifestarse. 

Por favor, si alguien ve a Quique Peinado por la calle, que no se lo eche en cara. Que le dé un abrazo. El presentador de 'Radio Gaga' no está bien y hay que solucionarlo. No podemos permitir otro chiste así, o Donald Trump apretará, esta vez de verdad, el maldito botón rojo. 

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

La cómica pasa de la tele a la radio

Ver resumen Ocultar resumen

Despertares

Ver resumen Ocultar resumen

Los límites del humor. Ese debate que tantas tensiones (e incluso procesamientos judiciales) genera. Quique Peinado se ha asomado a esa frontera invisible y ha dicho que no, que mejor no bromear con ciertas cosas. Quique Peinado ha visto una fotografía del alcalde de Madrid con un miembro de la jerarquía eclesiástica y ha malpensado. Según entendemos. Que lo mismo entendemos mal.

En fin, José Luis Martínez-Almeida vuelve a estrechar lazos entre el consistorio madrileño y la Iglesia católica.

No podía ser menos.

Y Quique Peinado se muerde la lengua.

Páginas