¿Promoverá Gwyneth Paltrow la pseudociencia en Netlflix?

Gwyneth Paltrow sigue creciendo a nivel empresarial. Y lo hace a niveles que poca gente podría imaginar cuando comenzó su aventura con 'Goop'.

Y no es que la actriz no tenga ojo para los negocios (si fue capaz de llevarse un Oscar, es capaz de cualquier cosa), pero es que su modelo de negocio ha generando muchas polémicas desde que arrancó. 

El motivo de la polémica de 'Goop', como se llama la empresa, es precisamente lo que vende: un estilo de vida que abarca desde ropa, a dietas o viajes, pero que también da pábulo a pseudociencias completamente cuestionables. De hecho, la propia ciencia ha obligado a la empresaria a rectificar las propiedades de algunos de su nada baratos productos. 

ADEMÁS: Gwyneth Paltrow dice que su web no es pseudociencia pero...

Pues bien, ese modelo de negocio que ofrece desde piedras contra la infertilidad a huevos vaginales para controlar las hormonas, va a tener su propia docuserie en Netflix. Visto el éxito de Marie Kondo, el objetivo es que Gwyneth Paltrow y muestre el estilo de vida no apto para todos los bolsillos que ofrece Goop. 

"Nos preguntamos qué plataforma era mejor y dónde estaba nuestra gente", se preguntaba la editora jefe de Goop, Elise Loehnen. "Está viendo Netflix. Obviamente, no hay mejor compañero para ello". 

Así las cosas, Elise Loehnen y Gwyneth Paltrow ya estarían enfrascadas en la preparación de una primera temporada con capítulos de 30 minutos. En cada uno de ellos, las responsables de Goop hablarían de salud mental, física y sexual, con la colaboración de expertos. De paso, promocionarían sus productos. 

ADEMÁS: Los huevos vaginales de Gwyneth Paltrow tenían truco

Básicamente, es una teledienda de pseudociencia premium. Y es que, lo que comenzó hace 10 años con una newsletter en la que la actriz daba consejos, se ha convertido en una empresa que no para de crecer y que ya está valorada en 250 millones de dólares. 

Además de la web y sus productos, Gwyneth Paltrow también tiene un exitoso podcast y un acuerdo con varias cadenas de hoteles, para que incorporen sus licencias fitness. A día de hoy, Goop opera en seis países pero apunta a disparar esa cifra. 

Un peligro, según la ginecóloga Jennifer Gunter quien, tras analizar los productos wellness de Goop, concluyó que el 90% de ellos no tenían respaldo científico que probara sus propiedades. De hecho, la base de Goop es un combo extraño de homeopatía, filosofía oriental, feminismo y tendencias. 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

I’m an ex-pat again! (kind of) #gooplab is now a permanent store in Notting Hill. Come see us. Link in bio for store details. 

Una publicación compartida de Gwyneth Paltrow (@gwynethpaltrow) el

ADEMÁS: La confesión de Gwyneth Paltrow sobre Brad Pitt que nadie esperaba

Así, la web en cuestión tiene entre sus productos estrella complementos vitamínicos para embarazadas, potencialmente dañinos para el bebé; naturópatas personales que ofrecen leche de cabra cruda, que puede derivar en infecciones parasitarias; o pegatinas sanadoras, que no hace falta ni comentar. 

Por no hablar del 'Tierring', que es caminar descalzo para mejorar la relación con La Tierra. 

Próximamente en Netflix. 

Fotos: Goop

Ver resumen Ocultar resumen

Acero Azul, Magnum, Le Tigre... Sí, todas esas miradas volverán a los cines en 2016, eso sí, mientras esperamos, nada como el primer adelanto de la anhelada secuela y una pregunta a Dios de Derek Zoolander

Ver resumen Ocultar resumen

Confirmado. Tras meses de dimes, diretes, rumores y debates, la segunda parte de Ocho apellidos vasco, la película más taquillera del cine español, ya tiene nombre. Finalmente será Ocho apellidos catalanes, como se especuló desde un principio. Eso sí, ahora está confirmado por completo. 

7 superhéroes de pena Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Ahora los superhéroes de las películas gozan de altísima tecnificación y tienen dilemas morales gracias a guionistas cualificados y, sobre todo, cuando reparten puñetados y luchanechando rayos láser por los ojos todo es minuciosamente creíble.

Pero ¿y los superhéroes de antaño?

Aquellos que volaban colgando de hilos y bajo cuyos trajes tipo esquijama se adivinaba un cuerpo no precisamente musculado sino tirando a flácido. Eran de pena pero también deliciosamente divertidos.

Páginas