Guerra abierta entre Ciudadanos y Anabel Alonso

"Hay cosas que son difíciles de digerir", decía Anabel Alonso después de conocerse que Albert Rivera ingresaba en un hospital por gastroenteritis aguda y, con ello, llegaba la guerra abierta entre Ciudadanos y la actriz (vía Twitter). Porque desde la formación naranja no encajaban muy bien lo dicho por Anabel Alonso sobre su líder, siendo un buen ejemplo de ello lo dicho por la diputada y secretaria de la Mesa del Congreso, Patricia Reyes.

"¿De verdad ya vale todo?", se preguntaba la diputada de Ciudadanos. Algo ante lo que no se quedaba callada Anabel Alonso que, también a través de las redes sociales, respondía así.

"Como diría el gran Gustavo Adolfo Bécquer: ¿Y tú me lo preguntas? Vale todo sois vosotros", decía recordándole episodios como el protagonizado por Ciudadanos en la pasada celebración del Orgullo LGTBI en Madrid.

"Y esto me lo preguntas tú que pediste repetir un vídeo - denuncia en la marcha del Orgullo porque te daba la risa", volvía a la carga Anabel Alonso.

Todo hasta llegar a la respuesta de la de Ciudadanos: "No sabes ni lo que dices. Lo juzgará quien lo tiene que juzgar, no la jauría a la que perteneces".

"¿Lo de insultar a la ciudadanía, os va en el sueldo?", preguntaba, entonces, Anabel Alonso a Patricia Reyes. Un sueldo que, "por cierto, os pagamos todos", concretaba.

"Afortunadamente, señora, usted no es la ciudadanía", respondía la diputada de Ciudadanos. "Por favor, dígame lo que soy", escribía, entonces, Anabel Alonso. "Ya que estoy censada, tengo DNI, derecho a voto, pago mis impuestos..."

"Júzguese usted solita, con algunos lo hace constantemente", volvía a la carga la de Ciudadanos. "A ver si es capaz de utilizar la misma vara".

"Es usted la que está repartiendo calificativos. ¿No tiene contestación? ¿O no se atreve a decir lo que piensa?", respondía Anabel Alonso. "Me siento incapaz de ponerme a su nivel. Pruebe otro día", contestaba la diputada naranja.

"Por fin dice algo razonable. Y mejor pruebe usted, que es la que se siente incapaz. Que descanse", parecía terminar la conversación tuitera la actriz.

"Igualmente, espero que su conciencia se lo permita. Saludos", respondía la diputada. "Si se lo permite a usted, a mí con muchísima más razón", devolvía Anabel Alonso.

patricia-reyes-en-una-foto-de-archivo

"Las varas ¡cómo le gustan!"

"Esas varas..." decía, entonces, Patricia Reyes. "Las varas ¡cómo le gustan!", decía, en su turno, Anabel Alonso. "¿Insomnio? ¿La conciencia?", volvía a la carga la diputada de Ciudadanos. 

"¿Hablas de ti? Por cierto, ya que tardas en contestar, no te repitas", decía, finalmente, Anabel Alonso.

Y después de esto, nada. 

Guerra pero no sólo con Patricia Reyes...

Pero la batalla de Anabel Alonso no sólo se libró con la diputada canaria de Ciudadanos. Su tuit también contó con respuesta por parte de Juan Carlos Girauta que, directamente, calificaba a la actriz como "fracasada":

Y que contaba con respuesta por parte de la actriz. "¿Os parece que este hombre puede ser político? Porque a mi me parece un macarra".

O también, por parte de otro nombre de Ciudadanos, como es el caso de la catalana Noemí de la Calle:

¿Seguirá hoy la guerra abierta entre Anabel Alonso y Ciudadanos?

ADEMÁS: La incómoda pregunta de Anabel Alonso a Núñez Feijóo

Fotos: Twitter y Gtres

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Casi 20 años hace que Salma Hayek irrumpió en Hollywood y en todo el mundo, de la mano de Quentin Tarantino. Su personaje en Abierto hasta el amanecer, Pandemonium, ataviado con un escueto bikini negro y una serpiente de más de 20 kilos, enamoró a todas y cada una de las personas que vieron la película. Por aquel entonces, la actriz mexicana tenía 29 años, y una carrera prometedora por delante en la Meca del Cine. 

Ver resumen Ocultar resumen

Tras varias semanas de culebrón, dimes, diretes y demás, la salida oficial de Iker Casillas del Real Madrid ha desatado un tsunami en la prensa de todo el mundo. Y es que, tras 25 años en el club, Iker se va del Madrid por la puerta de atrás, y firma dos años con el Oporto, alguien que poca gente entiende. Sea como sea, el portero volverá a sentirse futbolista en Portugal.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Todo aquel que precie llamarse hípster tiene una serie de preceptos que cumplir, para formar parte de la principal subcultura del siglo XXI. Si eres chico el pack de gafas de pasta, más flequillo y barba es obligatorio; mientras que una chica también lucirá gafas (de colores a poder ser), melenón y ropa vintage.

Además, ambos llevarán su ipod, tomarán su café en vaso de plástico y escucharán música independiente. Los hay que incluso presumirán de leer a Murakami y de comer sushi casero. ¿Pero y en cuanto a cine qué?

Páginas