Guava Island o cuando Rihanna encontró a Childish Gambino

Decían hace unos días en The New York Times que las expectativas con Guava Island (Amazon Prime) eran "naturalmente increíbles". Pues bien, una vez visto el resultado, estas expectativas se cumplen. Rihanna, Donald Glover (o Childish Gambino, como ustedes prefieran) y el director Hiro Murai suman fuerzas en esta historia musical, en formato de mini película (no llega a los 60 minutos de duración) y estrenada, recientemente, en el festival de Coachella.

Historia atrevida y llena de crítica social (contada, cómo no, con una banda sonora de infarto) que hace que Glover se convierta en Deni Maroon, guitarrista e isleño (la cinta se grabó en secreto en Cuba) que muestra lo difícil que resulta vivir (y sobrevivir) en un lugar paradisíaco del que no puede disfrutar ya que es una pieza más de un engranaje económico de explotación.

Junto a él, Kofi, su novia y personaje interpretado por Rihanna que trabaja en una fábrica textil y que se ve sometida a diario por un jefe tirano. Situación que empieza a cambiar cuando, de repente, ella y sus compañeras de fábrica escuchan de fondo una canción (interpretada por el personaje de Donald Glover) que les hace ponerse en pie y luchar contra las diferencias de clases.

childish-gambino-en-guava-island

Totalmente recomendable

Una cinta que se ha convertido en todo un soplo de aire fresco y un nuevo acierto del matrimonio (profesional) entre Glover y Murai. El asiático, director de algunos de los capítulos de la exitosa serie Atlanta y del videoclip de This is America, vuelve a la carga con su actor favorito y lo hace acompañado de una Rihanna en estado de gracia que, gracias a su música, demuestra que ella, con el cine, también puede.

rihanna-en-guava-island

Una historia, Guava Island, que cuenta con un arranque en formato de animación y que, además, cuenta con la duración justa y necesaria para ser devorada y, después, quedarse con un buen sabor de boca.

donald-glover-y-rihanna-en-guava-island

Ya sea por su música o por su fotografía (maravillosa, por cierto) Guava Island es totalmente recomendable y de lo mejorcito que hemos visto últimamente en la pequeña pantalla.

ADEMÁS: Hey, chicas, tenemos que hablar del estilazo de Donald Glover

Fotos: Guava Island (Amazon Prime) y Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Se han recrudecido las caceroladas en la calle Núñez de Balboa, sita en el madrileño barrio de Salamanca y epicentro cosmológico para una burguesía que Manuel Longares en su magnífica novela Romanticismo calificaba de "improductiva". Burguesía improductiva quizás pero con ganas de montar bronca debido a que un virus ha matado a muchos españoles y resulta que la culpa es de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. El razonamiento puede que parezca de lo más churrigueresco pero si preguntan a su cuñado (o a Pablo Motos) seguro que se lo explica bien.

Ver resumen Ocultar resumen

Segundas partes nunca fueron buenas, dicen (ahí está la trilogía de El Padrino para desmentirlo), pero enmendar la plana al mismísimo George Orwell resulta de una osadía que sólo Hollywood puede exhibir. Qué caramba.

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho antes de Tesis, REC y Verónica hubo otro cine de terror español que resultaba enormemente rentable en taquilla y atraía a estrellas de Hollywood a rodajes mesetarios que lo mismo se hacían en Chinchón que en los merenderos del río Alberche o la sierra de Guadarrama.

Hablamos del cine de terror que en los 70 hicieron en España pioneros como Paul Naschy, Narciso Ibáñez Serrador, Jorge Grau, Amando de Ossorio, Carlos Aured...

Ah, qué tiempos aquellos.

Veamos.

Páginas