'GH VIP 6': El tartazo que se llevó Lara Álvarez

Jueves, 1 de noviembre de 2018. La casualidad quiso que el primer GH VIP que se celebra en otoño, coincida el Día de Todos los Santos con el día de emisión de la gala semanal. 

Obviamente, tocaba gala de Halloween. Tocaba papilla en el pelo de los concursantes, zombies, aguas fecales, vísceras y un pasaje del terror curradísimo. 

ADEMÁS: GH VIP 6: ¿Y encima quieren darnos lecciones de moral?

Pero también tocaba Payasín. Sin duda, una de las incorporaciones más acertadas al reality en los últimos años. 

Hablamos del payaso creepy que todas las galas de Halloween se dedica a asustar y perseguir a los concursantes, tarta de merengue en mano, para estampárselas en la cara. 

ADEMÁS: ¿Aprobarías el test de cultura general de 'GH VIP 6'?

Para el recuerdo quedarán este año los tartazos que se han comido Tony Spina, Ángel Garó o Mónica Hoyos

Ahora, si hay un tartazo que nadie esperaba, ni siquiera la tomadora, ha sido el que se ha llevado Lara Álvarez. Más que nada, porque Payasín se ha ido a la sala de realización, donde se controlan todas las cámaras, para da un tartazo glorioso a la presentadora, quien estaba con el resumen de turno. 

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Feliz Halloween 

Una publicación compartida de Jorge Javier Vázquez (@jorgejaviervazquez) el

ADEMÁS: GH VIP 6: Educando en el acoso y la violencia

No sabemos si estaba preparado o no, pero el merengazo se lo llevó puesto la presentadora asturiana. Y se lo llevó porque Payasín, en un esfuerzo admirable, saltó todo lo que pudo para llegar a la cara de Lara Álvarez. Será un payaso pero ojo que puntería tiene. 

Eso sí, con Jorge Javier Vázquez no se atrevió con el tartazo, pero sí se hizo una foto. Es lo que tiene ser la estrella de Mediaset. 

Fotos y vídeo: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

El pastizal ha sido desvelado por María Patiño en 'Sálvame'

Ver resumen Ocultar resumen

Decía Karina, con su famoso 'Baúl de los recuerdos', que cualquier tiempo pasado nos parece mejor. Uuuuhhh. Y razón no le faltaba, pero con matices. Sobre todo en lo que a televisión se refiere. 

Y nada como poner un ejemplo para reforzar esta afirmación. Un ejemplo para el que no hará falta echar la vista demasiado atrás. Tan sólo habrá que viajar a la primera décadas del siglo. Los añorados 2000. 

Páginas