Géminis: la película en la que Will Smith pelea contra sí mismo

Dirige Ang Lee, esa rara avis hollywoodiense que  lo mismo firma una obra maestra como Brokeback Mountain que estropea a uno de los grandes personajes de la Marvel como hizo en Hulk. Y ahora te ha tocado ejecutar un thriller sci-fi con mucha acción. Con una superestrella. Géminis tiene dos caras, y las dos son de Will Smith

O sea, que estamos ante una película a mayor gloria de Will Smith, cuya interpretación nos remite a (oh, sorpresa) su personaje de Escuadrón suicida. Siempre con el toque de humor que tanto le gusta a Will Smith.

Detalle técnico: estamos ante un filme grabado en HFR.

En 2016 Ang Lee ya rodó su película Billy Lynn: Honor y sentimiento en ese formatoY lo ha vuelto a hacer. La apuesta es por el HFR (High Frame Rate). Esto quiere decir que se ha grabado a 120 frames por segundos, no a los tradicionales 24 fps. Un formato ideal para verla en 3D y que aporta una estética cercana a la del videojuego, donde esta técnica se utiliza habitualmente.

La peli es de un thriller de ciencia ficción y se enfrentan un asesino de élite y su clon más joven

El director Ang Lee logra impactar con su juego de espejos donde Will Smith se enfrenta a sí mismo. Ang Lee ya nos demostró con otros de sus filmes el control que ejerce sobre los efectos especiales y las nuevas tecnologías. Como por ejemplo, con La vida de Pi y ese extraordinario tigre animado por ordenador.

Will Smith: de genio de la lámpara a asesino de élite

Géminis nos presenta a Henry Brogan, un asesino profesional que después de toda su vida trabajando decide jubilarse y empieza a ser persegido por otro agente más joven. Lo curioso sobre ese misterioso agente es que parece poder predecir cada uno de los meticulosos movimientos de Henry.

La trama de la película está vinculada a los avances técnológicos, la creación de clones y la utilización de una tecnología punta. Esto es algo que va ligado a la foma en que la propia película está confeccionada, también con tecnología punta.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Paramount Pictures Spain (@paramount_spain) el

En la película vemos a rostros tan reconocibles como el de Clive Owen, Linda Emond, Benedict Wong y Mary Elizabeth Winstead. Y, obviamente, Will Smith, como ya hemos dicho antes en el papel de Henry Brogan. Clive Owen se pone en la piel del malo interpretando a Clay Varris, el antiguo jefe de Henry. Mary Elizabeth Winstead da vida a Danny Zakarweski, marine que es enviada a controlar a Henry. El carismático Benedict Wong se pone en la piel de Baron, fiel amigo desde hace tiempo al que Henry acude cuando su vida está en peligro.

La película provoca una tensión constante en el espectador, en todo momento se pone al protagonista en ciertas situaciones que le ponen en riesgo. Es por ello que no puedes despegar los ojos de la pantalla, no quieres perderte ningún detalle. No te aburres en ningún momento. Y eso siempre es de agradecer.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Paramount Pictures Spain (@paramount_spain) el

Pero algo que funciona muy bien es cuando Lee quiere rebajar esa intriga y tensión. Los gags cómicos que dan ese punto disfinto y divertido a Géminis y que tan bien realiza el reputado Will Smith. Y es que resulta difícil imaginar a ningún otro con el papel de Henry, parece que está hecho especialmente para Will. Que está hecho para Will, para su disfrute y goce personal.

will-smith-en-el-rodaje-de-geminis

¿Cómo resulta tan perfecta la versión joven de Will Smith? Pues gracias a la tecnología de rejuvenecimiento facial que ya hemos visto en películas como Ant-Man y la Avispa y Capitana Marvel. En varias ocasiones parece que estamos ante un videojuego, sobre todo en las escenas de persecución y en las peleas entre los dos Henrys. 

En resumen, una película para pasar el rato. Cine de palomitas de factura tecnológica impecable. Nada más. Y nada menos.

OLIVIA BRAVO

Fotos: Gtres e Instagram

ADEMÁS: ¿Volverá a ponerse Will Smith en la piel del príncipe de Bel Air?

Ver resumen Ocultar resumen

El escritor tiene claro cuál es el suyo, aunque valora mucho al segundo en su lista

Ver resumen Ocultar resumen

El sexo en Hollywood está demodé. Es un hecho. Quien quiere ver sexo en cualquiera de sus variantes, tiene millones de formas de encontrarlo en Internet.

Así las cosas, a la hora de rodar una escena subida de tono en una película, tienes dos opciones. O bien la afrontas de una forma original, que sea completamente distinta a lo visto hasta ahora y pasas a la historia de Hollywood. Véase 9 Semanas y Media o Crash. O bien, optas por dar a la escena de turno el tono chanante que la mayoría de directores no se atreven a dar. 

Páginas