Lo que ponían en la tele cuando se aprobó la Constitución

Mucho ha cambiado TVE desde 1978 hasta ahora. Una época en la que el Renault 5 y el Citroen CX eran los coches de moda y en la tele eran tendencia el bigote y la barba. 

Un 6 de diciembre de aquel año se votaba la Constitución y toda España estaba pendiente de qué saldría (si SÍ o si NO).

Los currelas todavía eran mayoritariamente hombres en las fábricas (y en casi todos los lados) y desayunaban un bocata de anchoas con queso regado con Soberano y los domingos se ponían Varón Dandy para oler bien.

la-hora-del-bocadillo

Ya había, no obstante, mujeres empoderadas que peleaban por colocar a la mujer en pie de igualdad con el hombre y, sí, muchas de ellas estaban en la tele. Por ejemplo, Mercedes Milá, por aquell entonces una jovencita de familia aristocrática a la que le había dado el capricho de ser presentadora y que lo seguiría siendo hasta el día de hoy.

Pero vamos a lo que vamos.

En 1978 los sábados ponía Aplauso en la tele. Un programa que difundía la música más comercial de la mano de Jose Luis Uribarri (no podía ser otro). Allí cantaban desde Boney M hasta Camilo Sesto. Pop, canción melódica y lo que se terciase.

Para la copla estaba Cantares, con Lauren Postigo como presentador. Por allí pasaban todas las folclóricas y todos los iconos del cante. De hecho, en 1978 presentaba Lauren Postigo a una joven promesa de la canción andaluza: Isabel Pantoja. Casi nada.

En 1978 se llevaba el entretenimiento con los programas de concursos de preguntas y respuestas. Ahí teníamos ¿Conocemos España? o Destino Argentina. En este último, parejas de concursantes debían contestar una serie de preguntas, formuladas por Joaquín Prat, si querían conseguir el premio (un viaje a Argentina). 

No podemos olvidarnos de mencionar Dos por dos, con la mencionada Mercedes Milá. La periodista dejaba la información deportiva par dar el salto y presentar su primer programa de entrevistas junto a Isabel Tenaille.

mercedes-mila-en-dos-por-dos

Las entrevistas fue un género que dio mucho juego para la aparición de programas. Con Imágenes, Paloma Chamorro llegó a entrevistar a peronajes de la talla de Salvador dalí o Joan Miró.

Luego estaba Ignacio Amestoy, estrella televisiva de la Transición, que hacía en 1978 un programa titulado La España de los Botejara. Entre el espanto y la ternura, que cantaría Silvio Rodríguez. Era como el reality de Las Kardashian pero protagonizado por una familia extremeña muy humilde.

Pero si alguien tenía el protagonismo de la programación de TVE allá por 1978 era Jose María Íñigo con Fantástico. Y no es porque lo digamos nosotros, sino porque el programa se llevó aquel año y el siguiente el TP de Oro. Fantástico seguía el modelo de contenedor televisivo. Es decir, su espacio incluía concursos, humor y actuaciones musicales

Otro programa de éxito era La segunda oportunidad, cuya cabecera era una obra maestra del catastrofismo.

1978 se quedará como el año en el que la televisión se abría camino y en el que España cambió para siempre.

ADEMÁS: Cuando Saturday Night Live hizo un sketch sobre la muerte de Franco

Fotos: Gtres

Ver resumen Ocultar resumen

Uno de los elementos fundamentales de Cuatro Al Día son sus reporteros. Seis reporteros y reporteras que van de acá para allá en pos de la actualidad. Sus nombres son: Adela Úcar, Alejandro Rodríguez, Carla Sanz, Mar Guerrero, Beatriz Díaz, Raquel Atanes

Todas ellas (y él) capitaneados por Carme Chaparro y al lado de Carme Chaparro Santi Burgoa.

En escena, además, para las conexiones puramente informativas, Mónica Sanz.

Pero ¿quién es quién este equipo de reportajes de Cuatro Al Día?

María Villalón cuando ganó el primer Factor X Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Tiene dos gatos cuyos nombres son Lluvia del Rocío y Blanquito José. Trabajó en un McDonalds de la madrileña Gran Vía después de haber creído alcanzar el éxito tras ganar la primera versión que de Factor X se hizo en España. Pero el éxito es un complejo laberinto.

María Villalón nació en Ronda en 1989. 

Se licenció en Filología Hispánica y asegura que también le hubiera gustado estudiar Arte Dramático, aunque la malagueña siempre ha tenido clara que su vocación era la música.

Ver resumen Ocultar resumen

Begoña Villacís ocultó, durante tres años, la existencia de una sociedad patrimonial con dos millones de euros en inmuebles administrada por ella y su marido, según ha publicado el diario ABC, y la noticia se ha convertido en una de las más comentadas a través de las redes sociales.

Páginas