¿Estigmatiza este anuncio alemán a las personas con sobrepeso?

He aquí la cuestión. Se trata de una especie de cuento sobre la capacidad de superación pero el problema es el universo en el que se desarrolla. El anuncio de la cadena de supermercados EDEKA pretendía concienciar sobre los buenos hábitos alimentarios y la necesidad de cambiar dietas nocivas. Pero hay quien ha visto un ligero problemilla en el planteamiento.

Porque en el spot se dibuja un mundo gris donde toda la humanidad padece de sobrepeso y se alimenta de una pasta (también) gris con aspecto bastante repugnante. 

Y ahí es donde un niño trata de escapar y protagoniza una peripecia que, bien es cierto, resulta de lo más emotivo.

Vean y juzguen ustedes.

Delicada cuestión: ¿hacer un llamamiento a luchar contra el sobrepeso supone la estigmatización de la gente con sobrepeso? El debate está abierto.

No se trata de ceder a la corrección política extrema sino de pensar las cosas para no ofender gratuitamente. Que tampoco está mal.

ADEMÁS: 15 inolvidables anuncios de 15 estrellas de Hollywood antes de ser estrellkas

La respuesta de EDEKA

Ante las críticas, EDEKA lanzó un comunicado asegurando que su intención no era ofender a nadie sino ayudar a un cambio en ciertos hábitos alimentarios.

No es la primera vez que esta cadena de supermercados alemana apuesta por defender una dieta saludable.

Pero la utilización del sobrepeso de su spot, en fin, no ha gustado a todas las personas que lo han visto.

el-niño-del-anuncio

ADEMÁS: El anuncio que la Superbowl censuró

Y eso que este anuncio no buscaba en absoluto la polémica. Nada que ver con ese tipo de publicidad que deriva en provocación. La gente de EDEKA quería hacer un spot bonito. Nada más. Y nada menos.

Pero vivimos en tiempos con sensibilidades a flor de piel. Está bien que así sea. Por mucho que se quejen Bertín Osborne y Arévalo de que ya no se puedan hacer chistes de gangosos, homosexuales y cojos, eso es un avance.

Bienvenido, entonces, todo debate sobre cómo representar a nuestro prójimo sin herirle.

ADEMÁS: Cuñado vs cuñado: guerra Pablo Motos/Javier Cardenas por su spot ¿parodiado?

Fotos y vídeo: EDEKA

Ver resumen Ocultar resumen

No me chilles que no te veo. Ese fue el título que pusieron a una película de los 80 muy poco memorable protagonizada por Gene Wilder y Richard Pryor, ambos actores celebérrimos de comedia de quienes hoy pocos nos acordamos y mira que el público viejuno se reía con sus cintas cuando se alquilaban en el videoclub.

En fin, que durante una de sus salidas fuera de palacio en Mallorca ha sido abordada Letizia (y Felipe VI y las niñas) al grito de "¿dónde está el Rey Emérito?".

Ver resumen Ocultar resumen

Qué mala fama tiene la farándula. Piensa la gente que actrices y actores son personas siempre de hábitos tóxicos, que se acuestan a las tantas y están de farra casi permanente. Como si no hubiera actores y actrices que madrugasen. El caso es que Víctor Clavijo ha ilustrado con una breve anécdota cómo imagina el personal a quienes componen el mundo del espectáculo. Con sus droguitas y demás.

Resulta que Víctor Clavijo fue a hacerse una PCR porque así se le exige para trabajar con seguridad como actor.

Y esto es lo que pasó.

Atención.

Ver resumen Ocultar resumen

Ya no sabemos que es realidad y que es fake, admitámoslo, y con Enrique Ponce (torero que ha cobrado protagonismo este verano debido a causas sentimentales o así) ya resulta imposible discernir hasta dónde llega la parodia y hasta dónde el personaje de carne y hueso. Se ha vuelto un influencer y te lo puedes encontrar en Tik Tok bailando como Michael Jackson. Mejor eso que hacer daño a un animal hasta su fenecimiento (opinamos por aquí).

Sea como fuere.

Páginas