Así fue el estreno de Todo es mentira, el regreso a Cuatro de Risto Mejide

Todo es mentira. Nuevo programa. Llega Risto Mejide al rescate de las languidecientes tardes de Cuatro, cadena no se sabe si en proceso de transformación o de demolición (que todo puede ser). La estrategia puesta en marcha con Mediaset consiste en distanciarse de laSexta y hacer entretenimiento digamos que más ¿juvenil? Nada de política en serio ni tertulias ni cosa que se parezca. Cayeron Las Mañanas de Cuatro y parece que caen los informativos. Pero vuelve Risto.

¿Y cómo ha vuelto?

Pues dispuesto a hacer reir acompañado de Marta Flich, Antonio Castelo, Miguel Lago, Elsa Ruiz e Itziar Castro.

Reparto coral al estilo Zapeando pero sin Cristina Pedroche.

Quien más se ha esforzado en este estreno ha sido el público presente en plató, cuyas carcajadas han sido atronadoras, desbordantes, tremendas. Jamás nadie, desde hace mucho tiempo, se había reido igual en la televisión. Tal vez (incluso) habría que aconsejar al regidor que rebajase los decibelios porque en casa tal trueno de risotadas llegaba a ser atosigante.

¿Y el contenido?

A ver.

Como Zapeando pero sin Cristina Pedroche.

Y también sin tanta tele. Más bien comentarios de noticias tontorronas, clickbaits diversos, titulares chanantes y otros asuntos similares. Risto Mejide en el medio y sus colaboradores alrededor, la mesa correspondiente (claro) y venga a bromear.

¿Tiene gracia?

Eh... bueno... Tiene algo de gracia (aunque tal vez menos de lo que declama el público presente en el plató).  

Curiosamente, pese a la alergia de Mediaset por la controversia política, sí hay cierto contenido político en Todo es mentira

Han hablado (por ejemplo) de la exhumación de Franco y han entrevistado a su embalsamador.

Y ahí se han aproximado (un poco) a El Intermedio.

Pero sólo un poco. 

Luego se han puesto Miguel Lago y Antonio Castelo a debatir sobre VOX y sus negociaciones con el PP. En un tono un poco naif pero, bueno, con cierta ternura progre. Dejando claro que VOX son el MAL. Ok.

El tono feminista también procede.

Y luego está el recurso a la invitada de excepción: Paula Echevarría.

Allí ha estado y ha sido entrevistada por el propio Risto Mejide in person. Ha hablado de Los nuestros 2, la serie que estrenará quién sabe cuándo Mediaset. Y de su relación con la prensa del cuore y... ya está.

¿Triunfará Risto en las tardes de Cuatro?

Y ahora viene el veredicto. ¿Logrará levantar Risto Mejide y su Todo es mentira la audiencia de Cuatro en la franja horaria que le ha tocado en suerte? Quién sabe.

La verdad es que hacer pronósticos sobre programas de televisión es absolutamente suicida. La audiencia suele ser veleidosa y no se casa con nadie y las sobremesas de Cuatro llevan penando desde que Ana García-Siñeriz y Boris Izaguirre dejaron Channel nº4.

Lo cierto es que la factura de Todo es mentira es bastante aceptable, te hace sonreir a ratos y para la hora de la siesta puede valer.

E, incluso, resulta posible que haya provocado el entusiasmo de algún espectador o espectadora.

Desde aquí lo único que pedimos es que se rebaje el nivel de las carcajadas del público porque puede

 provocar más de un dolor de cabeza. Y ya iremos viendo.

ADEMÁS: ¿Llegó el fin de Noticias Cuatro?

Ver resumen Ocultar resumen

La frasecita se la habrán escuchado en más de una ocasión a Albert Rivera en tiempo de campaña electoral. En más de un mitin donde el líder de Ciudadanos pedía el voto para la formación naranja y con un gesto de "ahí voy" (o vamos) como si del mismísimo Rafa Nadal ganando (otra vez) Roland Garros se tratara. "¡Vamos, Ciudadanos!" decía el político catalán y, ahora, parece que sus ciudadanos le están empezando a hacer caso.

Ver resumen Ocultar resumen

A propósito del fútbol femenino

Ver resumen Ocultar resumen

Las inaceptables palabras del líder de VOX en Andalucía, Franciso Serrano, tras la sentencia del Tribunal Supremo contra los cinco miembros de La Manada (entre otras cosas, aseguraba que la sentencia "está cargada de condicionantes mediáticos y políticos" y que ha sido "dictada por la turba feminista supremacista") han contado con miles de respuestas a través de las redes sociales.

Páginas