El primer monólogo de Iggy Rubin tras la polémica no te decepcionará

Iggy Rubín ha vuelto

En realidad nunca se fue. Bueno, sí se fue de las redes sociales, durante todo un mes, como ya avisó horas antes de la emisión de su polémico monólogo en 'La Resistencia', retirado por Movistar+ 

Quien no lo recuerde, en el monólogo hacía referencias a Ortega Lara o a ETA, lo que no gustó a la extrema derecha, en plena campaña electoral. 

Durante estas semanas, el cómico ha defendido no poner límites al humor en 'Comedia Perpetura', el programa de radio que copresenta con Antonio Castelo y Miguel Campos Galán. El propio Iggy Rubín mantenía que le interesa más un chiste malo o faltoso que las interpretaciones que se hagan del mismo. 

ADEMÁS: Broncano, Iggy Rubín y la polémica: "Igual bajo y os meo en la cara"

Obviamente, cuando ha vuelto a subirse al escenario, de la mano de 'Phi Beta Lambda', ha demostrado que es fiel a su palabra y se ha marcado un monologazo de estar un buen rato aplaudiendo. Y es que, no sólo es un monólogo tremendo, sino que redunda en su propia polémica. 

Lejos de evitar el tema, Iggy Rubín lo ha usado para convertirlo en el hilo argumental de un monólogo de casi 12 minutos. "Lo llamo el monólogo Quechua porque se montó en 2 segundos y encantó a los vascos" o "grabé un monólogo de cinco minutos en el programa de Broncano y bronca sí", han sido algunos de sus chistes de inicio. 

No ha quedado ahí la cosa. El cómico también ha tocado el aborto y un tema que ha vuelto loco al público, el nombre de la única nieta, de siete nietos en total, que tiene José María Aznar

ADEMÁS: 20 cómicos de míticos de stand up que puedes encontrar en Netflix

Iggy Rubín puede gustas más o menos como cómico, pero hay que concederle la valentía de no esquivar un tema que le afecta profundamente y, sobre todo, abrazarlo para hacer comedia. 

Aunque, por encima de todo, hay que aplaudirle por la historia de la presa de la cárcel de Vietnam con la que cierra le monólogo. Desde 'Cadena Perpetua' no se daba un final igual de grande. 

Fotos: Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Un periodista no es el juez de la horca, creo yo, sino alguien que va a los sitios y cuenta a los demás lo que ve. Construye un relato lo más ecuánime posible incluso si se trata de la historia de un crimen. ¿Y si es el asesinato de un niño? ¿Cómo no desear lo peor a quien ha quebrado la vida de una criatura que tenía toda la vida por delante? Bueno, va en el sueldo del periodista eludir esa tendencia absolutamente humana a la venganza, y aportar honestidad y retratar sin maniqueismos incluso al criminal. ¿Es lo que hacen las televisiones? No exactamente.

Ver resumen Ocultar resumen

Corría el año 2011 cuando Alejandro Sanz, en un gesto de solidaridad, lanzó un tuit de apoyo a los murcianos, tras el terrible terremoto de Lorca. 

Cuenta la leyenda, o más bien el propio cantante, que hubo un complot para decir que en vez de 'nuestra', había puesto 'buestra', con 'b', en vez de con 'v'. El enfado de Alejandro Sanz fue tal que amenazó con dejar Twitter. No lo hizo. 

Menos mal. 

Ver resumen Ocultar resumen

Piden una rectificación y una disculpa

Páginas