El pijama de Hermann: recordando un gran momento televisivo

Corría el año 2009, España iba como un tiro, se construían más pisos en la provincia de Zamora que en toda Alemania, gobernaba Zapatero y la derecha bramaba contra el socialismo rampante desde sus atalayas mediáticas. En Telemadrid se refugiaron luminarias anticomunistas como Hermann Tertsch, al cual le otorgaron la condición de presentador de un informativo nocturno pese a que su destreza frente a la cámara resultaba más que discutible. Pero Esperanza Aguirre (entonces lideresa absoluta a nivel madrileño) era así.

El caso es que una noche salió Hermann Tertsch de copas y acabó en el hospital con contusiones y hasta alguna costilla rota. Él lo atribuyó a razones políticas y señaló al Gran Wyoming como causante de sus males. Lo que pasa es que la policía dijo que aquello había sido una trifulca de otro tipo y que no había rastro de odio ideológico en el señor que atizó a Hermann Tertsch. La discusión que derivó en hospitalización, decía la policía, no tuvo nada de política.

Pero Hermann Tertsch no iba a desaprovechar la oportunidad así que señaló a Wyoming y salió en batín y pijama, postrado en el lecho del dolor, a hacer su comentario editorial en Telemadrid, en una de las secuencias más chanantes (y hay para elegir) de las que han dado la cadena autonómica.

Lo que fue una riña de bar (con dos señoritas de por medio, según informó la policía al diario El País) fue convertido por Hermann Tertsch en un atentado político.

Esperanza Aguirre lo apoyó

Pero lo mejor de todo es que hubo quien se tomó en serio a Hermann Tertsch. Nuevas Generaciones puso una pancarta frente al hospital donde estaba ingresado el doliente periodista acusando a ZP y La Sexta. Esperanza Aguirre se mostró preocupada y mayor preocupación mostró Wyoming pero por el grado de manipulación que le colocaba en el ojo del huracán sin comerlo ni beberlo.

wyoming-tantos-años-despues

Desde Telemadrid, por supuesto, "se condenaba la agresión" como si de un atentado de ETA se tratara, con una solemnidad digna de mejor causa.

Y la rueda siguió girando hasta que el incidente fueron acallándolo todos excepto Hermann Tertsch, que todavía siguió un rato con el asunto. Pero lo mejor, opinaron incluso en el PP, era correr un tupido velo.

Eso sí, aquella incursión del pijama de Hermann en la historia de la televisión quedaría en el recuerdo.

Por cierto, que la bronca en la que cayó herido el periodista tuvo lugar en Toni 2, mítico piano bar cuya llama incombustible sigue alumbrando las noches madrileñas. El escenario perfecto para un esperpento con algo de vodevil.

ADEMÁS: Toni 2, el piano bar al que van Mario Testino y Soraya Sáenz de Santamaría

Fotos: Telemadrid, Cordon Press

Ver resumen Ocultar resumen

De todo hay en ese viña del Señor que es Twitter. La red social del pajarito azul contiene lo mismo agudas opiniones que supinas tonterías. Y luego (también) textos extraños, como escritos por gente con la cabeza un poco malita o confusa. El caso es que Ana Milán encontró un tuit que le llamó la atención y se decidió a contestar.

Ver resumen Ocultar resumen

Ojo, atención, el mundo se acaba o casi. Ha llegado el bolivarismo bilduetarra al poder de la mano de Pedro Sánchez y la que se avecina es apocalíptica. José Manuel Soto, obviamente, está en ese catastrofismo que hemos parodiado en las dos primeras líneas de este artículo. José Manuel Soto ha desvelado la hoja de ruta del apocalipsis que preparan PSOE y PP al alimón, con la ayuda inestimable de ERC y Otegi.

Ver resumen Ocultar resumen

Visitaba Alaska El Hormiguero y era allí donde Pablo Motos preguntaba a la cantante por una de las primeras iniciativas de Irene Montero como ministra de Igualdad.

Páginas