El momento deliciosamente viral de Cayetana Álvarez de Toledo y sus jóvenes partidarios

Sucedió (como no podía ser menos) en una facultad de Derecho. La Carlos III de Madrid concretamente.

Cayetana Álvarez de Toledo es una estrella de la televisión (y de las polémicas periodísticas) que saltó a la política y ello suscitó el regocijo de la gente que se dedica al cachondeo en Twitter, porque da mucho de sí. También genera cotas de indignación importantes con algunas de sus declaraciones. Pero a lo que vamos. Se paseó Cayetana Álvarez de Toledo con jóvenes partidarios y ello quedó inmortalizado en unas imágenes que han inspirado a tuiteros y tuiteras.

¿Por qué?

Pues porque los acompañantes de Cayetana Álvarez de Toledo guardan estricta obediencia a la estética ultrapija con la que un rojeras parodiaría a un jovencito de derechas. Hay algo hipnótico en el momento que incita a verlo en bucle una y otra vez.

Vean y disfruten, además, de la alusión de Hugo Martínez Abarca (diputado de Más Madrid en la asamblea regional) a la fabulosa canción de Carolina Durante: "Todos mis amigos se llaman Cayetano".

Bueno, quedémonos en las bromas amables porque está feo reirse de la apariencia del prójimo o la prójima. Pero en Twitter ha habido ironías abundantes sobre el paseo de Cayetana y sus cayetaners.

Y ha habido también quien, cómo no, ha señalado el enorme parecido entre los retratados y el Pequeño Nicolás, maquinador de chorraditas y aspirante a vividor que lo mismo se enfrenta con los CDR que ataca (presuntamente) a un camarero blandiendo un cuchillo de cortar fruta.

En fin, que ha sido un placer ver este momentito.

Sin acritud.

ADEMÁS: Biografía (aproximada) de Cayetana Álvarez de Toledo

Fotos: Gtres

 

Ver resumen Ocultar resumen

La conocida censura parental de VOX sigue llenando horas y horas de tertulias políticas. Lo hace también en Twitter (los que apuestan por el sí y los que lo hacen por el no hacia el veto parental del partido de ultraderecha protagonizan más de un intenso debate tuitero) y hay quien, incluso, va más allá pidiendo una nueva censura parental, en este caso, no para los padres, sino para los hijos.

Páginas